FYSOL
Publicado: Jue, Oct 31st, 2013

«La Historia de Babar el elefantito»

Babar y Dumbo son los dos elefantes de ficción más famosos de la historia. Dumbo nació en Hollywood, en la meca del cine, y allí, gracias a Walt Disney, empezó a aletear sus enormes orejas que lo han llevado a todos los rincones del planeta. La historia de Babar, en cambio, es muy distinta. Empecemos por el principio, como se debe, tratándose de un cuento infantil con el consabido «Había una vez…».

babarelelefantito

Había un vez, en Francia, un afamado pintor llamado Jean de Brunhoff  que se casó con una joven pianista de nombre Hachette. El matrimonio tuvo varios hijos, niños y niñas, que veían a papá pintar y a mamá tocar el piano. La madre, además, cuando iba a acostarlos solía contarles cuentos que se inventaba ella misma sobre la marcha. Una noche se le ocurrió la historia de un elefantito que huye de la selva donde es acosado por los cazadores y busca refugio en la ciudad donde encuentra la ayuda de una gran dama y empieza a vestirse, muy elegante, con ropas de caballero. Los niños, encantados por la historia, lo bautizan con el nombre de Babar y se la cuentan entusiasmados, a su papá, el pintor, que decide, entonces, dibujar para ellos, como si se tratara de un album familiar, «La historia de Babar el elefantito».
Jean de Brunhoff (1899-1945), sin pretenderlo, para complacer a sus hijos, estaba creando a un personaje perdurable. Lo hizo de una manera poco corriente en su época, con total libertad expresiva y fuera de todo canon previo. Un amigo editor vio aquel «album familiar» e, inmediatamente, propuso publicarlo. Corría el año 1931 cuando nació Babar para el gran público que lo adoptó al instante y transformó en best-seller (Brunhoff seguirá dibujando el personaje corriendo otras aventuras hasta el día de su muerte, en 1945; luego lo hará su hijo Laurent y mucho más tarde se transformará en personaje de series televisivas y películas).
Por la misma época, también en París, vivía un compositor de éxito, llamado Francis Poulenc. Era autor de obras muy importantes (la ópera «Diálogo de carmelitas», por ejemplo), pero también de piezas cortas, canciones sentimentales muy armoniosas. Este compositor tenía una sobrina a quien adoraba. La niña tenía cuatro años y siempre se sentaba a su lado cuando el tío tocaba al piano aquellas alegres melodías que inventaba con enorme facilidad. Un día, le pidió que escribiera una canción sólo para ella. El tío que no sabía negarle nada pensó entonces escribir algo como «Pedro y el lobo», el famoso cuento para niños musicalizado por Prokofiev, que hacía furor en todos los teatros europeos, pero entonces observó que la niña tenía un libro en sus manos un libro que siempre llevaba con ella ¿Imagináis cual era?
Francis Poulenc empezó a leer «La historia de Babar el elefantito» (publicada cuatro años antes) y lo transformó en un «cuento musical para narrador y piano», en 1935. Muchos años después, en 1962,  otro compositor francés, Jean Francaix, que durante su infancia había sido seducido por el cuento ilustrado de Brunhoff y la adaptación musical del mismo de Poulenc, decide a su vez, aportarle una nueva dimensión y crea una versión orquestal tan ajustada que inmediatamente, desde entonces, pasa a formar parte del repertorio destinado a los niños (y no sólo a ellos, claro está) de las grandes orquestas del mundo.
El domingo próximo, Babar el elefantito, llega al Auditorio Joaquín Rodrigo, de la mano de la Orquesta de la Comunidad de Madrid, en el marco de Transmisión 2013, una campaña de promoción de la música a través de conciertos para escolares y familiares.
El domingo 3 de noviembre, a las 17,30 h,  en el Auditorio Joaquín Rodrigo, la Orquesta de Comunidad Madrid, bajo la dirección de Andrés Salado, pondrá a bailar a peques y padres recreando musicalmente el clásico cuento.

Sobre el Autor

- Abogado, periodista y escritor. Nacido en Buenos Aires, es vecino de Aranjuez desde 2001. Autor de varios libros, ensayos, novelas y obras de teatro, dirigió el Aula de Poesía José Luis Sampedro.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>