FYSOL
Publicado: Vie, Dic 8th, 2023

El drama de los desalojados por el socavón de La Montaña

Todos coinciden en señalar que se sienten «abandonados por unos y por otros»

desalojados La Montaña

Duermen en un coche, viven en un garaje o han firmado un nuevo contrato de alquiler con distintas condiciones y casi a ciegas. Unos están en un hostal y otros con familiares. Pero todos tienen algo en común: se sienten abandonados desde que el pasado 20 de noviembre fueron desalojados.

24 familias de los números 2 y 4 de la calle Cáceres, en el barrio de La Montaña, fueron desalojadas de modo preventivo ante la aparición de un socavón de unos 20 metros de profundidad y unos 5 metros de diámetro. Un agujero de origen aún hoy inexplicable pero que crece por momentos llegando a tener, por ahora, una docena de metros en su boca, cada vez más cerca de darle un mordisco a las viviendas aledañas.

Estos pisos de VPO en régimen de alquiler y propiedad de la empresa Global Licata, SA, participada únicamente como socio por el Banco Santander, tienen tres plantas, con 8 viviendas cada una, plazas de garajes y trasteros. En total, más de un centenar de habitantes en ambos portales.

En esta misma zona hay otros 25 edificios de la misma propiedad y similar tipología, algunos de los cuales presentan grietas y en los que son cada vez más habituales los ruidos y temblores.

Mientras desde el Ayuntamiento de Aranjuez aún se no ha contratado a una empresa especializada que determine el origen (y posible evolución) del agujero, se dice que estas grietas de los bloques colindantes nada tienen que ver con el socavón y se asegura que se ha dado respaldo y cobijo a los vecinos desalojados, los afectados, por el contrario, expresan casi unánimamente una expresión: «entre unos y otros nos tienen abandonados«.

He aquí un somero repaso por las peculiares circunstancias personales de cada vivienda y de sus inquilinos, sus testimonios abreviados sobre la situación que extiende desde la madrugada del pasado 18 de noviembre y que no tiene visos de resolverse en breve:

  • María y David (Cáceres 4, 2º A) expresan que a día 5 de diciembre «siguen sin respuesta ni del Ayuntamiento ni de la propiedad, sin alternativa habitacional. Otra noche más, con el frío que hace, durmiendo en el coche. No podemos más, necesitamos ayuda, que nos realojen donde sea y que se nos respeten las condiciones del contrato. La poca ayuda que nos ofrecen es para mi sola, ni para mi marido ni mis dos animales».
  • Gabriela y su pareja (Cáceres, 2 1º D) están alojados en el garaje de un vecino «porque ni el Ayuntamiento ni la propiedad nos ha proporcionado alternativas».
  • Rosa y sus dos hijos (13 y 5 años), vecinos de Cáceres 4, 2º D, están alojados en un hostal hasta que les ordenen abandonarlo «y no tenemos solución de vivienda ni de parte de la propiedad ni del Ayuntamiento», asegura.
  • Ramona, inquilina de Cáceres 2, 1º B desalojada con su pareja y un hijo, manifiesta que «desde el día 20 el Ayuntamiento no se ha puesto en contacto con nosotros. Nos hemos quedado con un familiar. No tenemos alternativa, como Irene, la vecina del 1º A, que está con sus suegros en Madrid. O como la del 1º C. Que hablen de que todos estamos realojados es mentira».
  • A otra vecina de las alojadas (Cáceres, 4 3º B) en un hostal, con estancia supuestamente prorrogada hasta el lunes, se le ofreció otra vivienda «como la otra, con condiciones abusivas, pero es lo que hay». Apremiada porque debía abandonar el alojamiento, esta familia ha ocupado su nueva vivienda con agua pero sin luz ni gas.
  • Teresa (Cáceres, 2 1º C), dice que que esperan respuesta de la propiedad y del Ayuntamiento: «cada uno se echan las culpas y ninguno resuelve nada». Actualmente los tres componentes de la familia están cada uno con un familiar distinto y están a la búsqueda de una nueva casa. Tras hablar con la propiedad, «hemos tenido que presentar una serie de documentos y rescindido el antiguo, que era para 7 años y sólo llevamos 3. Ha habido cambios en las condiciones del contrato, de 33 páginas que hemos tenido que firmar deprisa y corriendo porque era o lo tomas o lo dejas. No se que nos encontraremos el día de mañana.». Teresa habla también de las trabas que les han puesto desde Servicios Sociales para poder hacer la mudanza: «¿Mañana puedes sí o no?, sin posibilidad de decirle qué día podemos, porque trabajamos. ¿Cómo puede haber tan poca empatía? Y estamos pagando ya el nuevo piso desde el día 1».
  • Otra pareja (Cáceres 2, 1º A) está viviendo en Santander. «Somos autónomos y hemos tenido que cancelar un trabajo porque no tenemos dónde trabajar y el Ayuntamiento no hace nada por nosotros. Una palmadita y buen viaje. Estamos viviendo con mis suegros».
  • Alvaro y su pareja (Cáceres, 4 1º C) están alojados con familiares fuera de Aranjuez: «en ningún momento nos han ofrecido ni ningún hostal, ni ninguna residencia. La empresa dice que a ver si el Ayuntamiento le cede viviendas que acondicionar y el Ayuntamiento que es la empresa la que le pone trabas. Se están pasando la pelota y nos tienen abandonados. Si yo no llamo a unos y a otros nadie nos llama ni para decir qué necesitáis. El correo que hemos recibido es para rescindir el contrato. Y si el edificio se derrumba o no se puede volver a entrar en él, ¿quién nos indemniza por todo lo que tenemos allí?»
La clásica Aranjuez
Postas Tapería Aranjuez
Paneles Solares Aranjuez

FYSOL

Sobre el Autor

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>