Publicado: Sáb, Jul 11th, 2020

Un año más

FYSOL

Todos los veranos insistimos, desde estas páginas, en la misma cuestión: la falta de proyectos culturales durante el periodo estival para poder ofrecer al turismo una alternativa.

Cada año, como si fuese un ‘deja vu’, en las páginas del semanario MÁS reivindicamos que la delegación de Cultura de turno remueva la imaginación para poner en marcha iniciativas que sirvan de entretenimiento no solo a los visitantes sino también a los propios ciudadanos de Aranjuez.

Las dificultades sanitarias y las económicas impedirán a muchas familias poder disfrutar de unos días de descanso fuera de la localidad y se hace más necesario algún tipo de actividad que pueda desmarcarse del tedioso y caluroso verano ribereño.

En anteriores gobiernos se pusieron en marcha actividades como ‘Las Lunas de Aranjuez’ o el cine de verano, iniciativas que, aunque insuficientes, al menos paliaban en parte esa falta de oferta cultural que cada verano se concreta en Aranjuez.

En esta ocasión, será la Comunidad de Madrid la que programe cuatro conciertos en Aranjuez dentro de ‘Música en las Villas de Madrid’. Es un acierto, sin duda, por parte de la delegación de Cultura que el municipio se acoja a estas iniciativas, una especie de Lunas de Aranjuez que programa la Consejería de Cultura para julio y agosto pero, a pesar de que la alcaldesa exprese que será un motor para la dinamizacion del comercio y la hostelería, los comercios no suelen tener actividad a las 22 horas, que es cuando comenzarán los conciertos.

Tampoco es una hora ideal para los restaurantes que, a esa hora, es cuando ofrecen sus cenas. En cualquier  caso no se puede discutir que es una buena iniciativa para el municipio.

Sin embargo, como ocurría con Las Lunas, es una programación que deja Aranjuez desnudo en verano, porque dos conciertos en julio y dos en agosto no es suficiente para una ciudad que no puede detenerse tras una pandemia como la que hemos sufrido y estamos sufriendo, porque es necesario reactivar la economía con urgencia y promover que comerciantes y hosteleros puedan ir levantando sus negocios, porque eso será beneficioso para la ciudad.

No es una cuestión de critica hacia ningún partido o gobierno en particular ya que ninguno ha conseguido generar una oferta cultural que se distinga y que permita ofertar periodos vacacionales que despierten el interés del turismo, ni siquiera es una crítica, ya que es entendible que las dificultades, sobre todo este año, para poder programar sean mayúsculas.

Aranjuez, en verano, suele echar el cierre cultural de manera hermética y no lo levanta hasta el mes de septiembre. No hay actividad en el Centro Cultural, no se aprovechan espacios como la plaza de Toros, no hay cine de verano y no queda ni un rastro de cultura en la ciudad desde que finaliza julio. Y existen alternativas que otros municipios de la región están poniendo en marcha, alternativa para poder poner a disposición de ribereños y visitantes una oferta atractiva para vecinos y visitantes.

La excusa no puede ser la economía. Las arcas municipales no están para gastar como si no tuviesen fondo, porque lo tienen y muy firme. Además, es comprensible que la actual situación dificulte aún más un gasto extra que la cultura, sin duda, merece. Por eso insistimos, cada verano, que es imprescindible tirar de imaginación y esfuerzo, como siempre recalcamos, para conseguir que esa falta de recursos económicos no sea un obstáculo para promover la cultura y los espacios culturales.

La tarea no es fácil pero, al menos, habrá que intentarlo. Los conciertos de verano son un buen inicio.

FLEX Tien21 marzo MARIA ROSA

Sobre el Autor

avatar

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

KIA LITTERATOR LOHADE TAHONA PATRICIO POSTAS