Publicado: vie, Nov 15th, 2019

Seis meses de reproches

Comparte
Tags

…y cuarenta y ocho horas de perdón. PSOE y Podemos han alcanzado en apenas dos días un acuerdo que hace unos meses resultó imposible e impensable. Aún no cuentan con los apoyos suficientes pero, si nada se tuerce, los conseguirán para que dos fuerzas compartan, por primera vez en España, un Gobierno en coalición.
Hay quien afirma, como el candidato del Partido Popular, Pablo Casado, que “para este viaje no hacían falta alforjas”; sin embargo, aunque el panorama se asemeja al que se dibujó en abril, con dos bloques sin una mayoría absoluta que posibilitase el inicio de una larga legislatura, el mapa político ha cambiado de manera radical.
El bloque del centro izquierda, más o menos, queda como estaba, necesitado de otros partidos minoritarios para conformar un Ejecutivo. Pero el bloque de la derecha varía su disposición de una manera preocupante ya que, ahora, ya no es Ciudadanos la formación en la que se pueda apoyar el PP en una futura posible coalición, ahora es VOX quien toma las riendas de ese espacio que hace tan solo unos meses perteneció al partido de Albert Rivera.

¿Y si fuese una estrategia?
Si a usted le gusta el cine convendrá en que el guión que se ha desarrollado en estos meses es propio de una de esas películas o series televisivas en las que nada es lo que parece. Si nos ponemos a analizar, desde la conjetura y sin ninguna prueba veraz de que este movimiento haya sido fruto de un estudio profundo, podríamos divagar en el pensamiento de que lo que se buscaba era el desplome de Ciudadanos aún a costa de una eventual subida de VOX. Puede parecer que la aritmética en el bloque de PP, Ciudadanos y VOX no ha cambiado pero el destino es caprichoso y deja a los populares en una encrucijada difícil de digerir. No es lo mismo formar un gobierno con Ciudadanos blanqueando el apoyo de la extrema derecha a que sea ésta la que quede a disposición para un posible futuro gobierno con Ciudadanos como testigo presencial.
Ahora, el Partido Popular tiene que decidir si sigue virando hacia su derecha buscando recuperar el tránsito de un voto que ha desembarcado en Vox o si modera su discurso para situarse en un centro derecha que, de momento, ha quedado huérfano. Es cierto que, en escaños, el partido de Abascal aún queda lejos pero no son pocos los lugares en los que ya ha superado en votos al de Casado, entre otros Aranjuez.
Si el líder popular es amante del refranero, -por aquello de las alforjas,- no le vendría mal recordar aquel de “cuando las barbas de tu vecino…”.
Porque Ciudadanos ya ha pagado caro el viraje hacia la derecha, sus pactos con VOX en algunas Comunidades reprochados por toda Europa y parapetando una caída libre sin precedentes en la política española. Hace apenas unos meses, Rivera contaba con 57 escaños que podrían haberle convertido en Vicepresidente del Gobierno. Hoy ya ha abandonado la política dejando a su partido en unos escuetos diez diputados y con una línea estratégica que deberá cambiar si no quiere tender a la desaparición. Millones de votantes ni entendieron el bloqueo casi enfermizo al PSOE ni el inicio de un camino que desembocaba en la ultraderecha; y así se lo hicieron saber, primero, varios de sus pesos pesados con dimisiones y ahora sus votantes con el abandono.
El camino, por lo tanto, para el bloque del centro izquierda, aunque con serias dificultades, parece aclararse. Veremos en qué desemboca todo esto.

Sobre el Autor

avatar

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER