Publicado: vie, Sep 6th, 2019

¿Un coste muy elevado?

Comparte
Tags

La representación del Motín es una de las señas de identidad de las fiestas locales de septiembre, declaradas de Interés Turístico Internacional, y, como tal, una referencia con la que los ribereños se identifican, aunque la historia sea un poco confusa y haya quien afirme que aquel levantamiento no fue todo lo digno que siempre hemos supuesto desde Aranjuez. Pero ese es otro asunto del que no vamos a debatir aunque sí nos gustaría poner sobre la mesa el coste que supone la representación. El presupuesto se va hasta los 165.000 euros, impuestos incluidos, lo que debilita, de forma muy pronunciada, que en el Real Sitio se dejen de programar actividades que necesitan de un coste que se destina a la representación del Motín. El coste, a simple vista, puede parecer elevado teniendo en cuenta que los principales protagonistas, los actores, no cobran ni un euro. El salario de los técnicos y la infraestructura se lleva por delante una cantidad de dinero que las arcas municipales podrían repartir en otras actividades culturales, que falta hace. La partida presupuestaria, como mucha gente podría pensar, no se carga a la delegación de Fiestas y sí a la de Cultura, lo que supone que la actividad cultural en la ciudad sufra por falta de presupuesto. La cultura y la educación son básicas para el desarrollo del ser humano y si se debilita la inversión se debilitan la formación, los valores y, por supuesto, la oferta cultural que debe satisfacer a los vecinos y atraer al turismo de una manera mucho más efectiva. No se trata de discutir si los técnicos merecen cobrar la cantidad que estipulan sus contratos o si la infraestructura podría suponer un coste menos elevado. Se trata de que los partidos políticos busquen un consenso, mediante lo que cada uno pueda proponer, para llegar a un acuerdo en la manera en la que se debe abaratar el coste que permita invertir ese dinero en otros menesteres culturales. Acipa propone la búsqueda de patrocinadores e, incluso, la explotación de los recursos audiovisuales que la obra pueda generar. Son ideas que deben debatirse en una mesa corporativa, al igual que la búsqueda de un espacio en el que se haga una inversión, en las infraestructuras técnicas, que solo necesite de un mantenimiento, como en su día pretendió el Gobierno de Jesús Dionisio cuando adecentó el Raso de la Estrella. ¿No sería más lógico hacer una inversión inicial, aunque fuese más costosa, para poner al servicio de los espectáculos que proponga el Ayuntamiento un enjambre técnico en escenario, luz y sonido que tener que gastar un dinero que no se tiene cada vez que se monte una actuación? Son asuntos que deben exponer quienes gestionan la ciudad, sean del signo político que sean, y aprovechar las ideas que el resto de grupos pueda proponer. Sería una buena fórmula para no gastar de manera desproporcionada el dinero público y una oportunidad para demostrar que, si se quiere, se puede llegar a acuerdos entre las distintas formaciones políticas.

Sobre el Autor

avatar

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER