Publicado: vie, Jul 12th, 2019

Desde el Real Cortijo de San Isidro

Comparte
Tags

PEDRO TORRES GARCÍA GARCÍA-MOCHAES [ Ex Alcalde de la ELM Real Cortijo ]

Pueden existir varias y diferentes versiones de nuestra intrahistoria, no todas las personas la percibimos de igual manera, depende, sobretodo, del conocimiento de la realidad, de la objetividad y de la capacidad que tengamos de respetar y valorar a los demás; por este motivo quisiera contestar al artº publicado en este periódico el 14-6-2019, titulado “Coitus interruptus 4“. En el año 1983, al contrario de lo que se dice en dicho artº la nueva Junta Vecinal que tuve el honor de presidir si reaccionó para rentabilizar todos sus recursos y tradiciones rurales, Los 4 Vocales, descendientes de colonos, asumieron sus cargos llenos de ilusión y ganas de trabajar, junto al Secretario habilitado. La parte principal de la Nave-Lagar con la Bodega estaba alquilada, por lo que su uso no dependía de la Junta Vecinal. Nuestra intervención en ella comenzó cuando, durante las Fiestas de San Isidro, vimos salir humo por sus respiraderos, procedente de fogatas que hacían unos jóvenes en la Bodega o (Cueva). Entonces nos dimos cuenta de que estaba abandonada. Puestos en contacto con los arrendatarios, les contamos lo sucedido y de mutuo acuerdo se rescindió el contrato de arrendamiento, cerrando la puerta de acceso y empezando a trabajar para rehabilitarlo. Hasta entonces nadie había reconocido su valor histórico y monumental, fue la primera Junta Vecinal que yo presidí la que tomó conciencia del verdadero valor de este Bien Patrimonial del Real Cortijo, comunicando al Ilmo. Ayuntamiento de Aranjuez y a la CAM su existencia y solicitando ayuda para su rehabilitación, aprobando, en Pleno de la Junta Vecinal, la petición de una subvención. En el año 1976, la anterior Junta Vecinal la había alquilado para “la crianza de champiñón” e hizo sacar todas las Tinajas artesanales de barro del ramal principal de la Bodega para conseguir más espacio. Con esta acción, no solo desaparecieron las joyas artesanales de barro tinajero, sino que se perdió el diseño del palenque que seguramente sería de buena madera. En el ramal secundario de dicha Bodega se disponían unas Tinajas de barro de fabricación especial (con las bocas más estrechas), semienterradas, con los cuellos abrazados por losas de piedra caliza de Colmenar de Oreja labradas a mano que formaban dos bancales corridos (uno a cada lado de la bóveda). Aquella Junta Vecinal, creyendo que eran bloques macizos, los venden a un industrial de la Cantería, vecino de Colmenar de Oreja, que, cuando se dio cuenta de que estaban vaciadas para amoldarse al cuello de las Tinajas, dejó las más deterioradas dispersas por la zona actual del campo de deportes; de ellas, pudimos recuperar algunas e hicimos los maceteros del Jardín Grande. Todo eso es lo que pudimos salvar de la Bodega de Carlos III. Las Tinajas de barro del aceite siguen enterradas, rotos los cuellos, inservibles bajo el piso del ramal secundario. En el año 1987, la Comunidad de Madrid (Consejería de Cultura) concedió la subvención solicitada por la Junta Vecinal en el año 1983 para evitar que el edificio del Lagar, que amenazaba ruina, se desplomase. Ya el edificio repuesto (aunque quedó pendiente su interior y la portada principal de la Bodega), la CAM aconsejó darle un uso a la obra restaurada. La Junta Vecinal, carente de infraestructura administrativa y falta de recursos económicos para llevarlo a cabo y después de consultarlo con el Ayto. de Aranjuez que en aquellos años tampoco podía, se decide arrendar esta parte principal del edificio con la Bodega, condicionando su uso a actividades relacionadas con el turismo, la gastronomía y la agricultura. Vinieron a verla los empresarios más importantes del gremio de hostelería y restauración de Madrid, pero la inversión para ponerla en uso era muy grande y solamente uno se mostró dispuesto a afrontar la aventura. Las condiciones, actualmente, pueden parecer leoninas por parte del inquilino, pero se trataba de salvarla del deterioro que sufren los inmuebles no habitados y rentabilizar nuestro Patrimonio. La parte principal del Lagar con la Bodega, actualmente, es el reclamo turístico más importante de nuestro pueblo y su actividad, además de la turística, es la crianza de vinos, actividad totalmente acorde con el motivo de su construcción (siglo XVIII). La cuantía de la renta suponía, entonces, el 33% de nuestro Presupuesto Municipal. En el año 2003 dejé la Alcaldía Pedánea, volviendo a ella en el 2015. En el año 2014 la D.G. de Patrimonio de la CAM rehabilito la cubierta de la parte posterior del Lagar, quedando su interior dividido en apartados llenos de despojos de la industria lechera que había estado instalada en dicho Lagar. Se solicitó otra intervención de la CAM y para su concesión era necesario dejarla diáfana y limpia, así lo hicimos, con un gran esfuerzo económico por nuestra parte, dejando solamente la oficinita, los w.c. y el depósito de refrigeración, que sobresalía una cierta altura sobre el piso, por si se podía aprovechar para almacenaje y como escenario. Según quedó el local, sin instalación eléctrica, se representó una obra de teatro sobre Godoy, cuyo autor era Alfonso Segovia. A la salida, varias personas me dijeron la gran responsabilidad que había asumido con haber permitido el acto pues, si hubiera ocurrido algún accidente durante el mismo, el responsable hubiera sido el Alcalde. Inmediatamente nos pusimos en contacto con los técnicos del Ayuntamiento de Aranjuez para conseguir la “Licencia de Actividad” y decidí no inaugurar el local hasta obtenerla. Las inauguraciones son puestas de largo y el o la protagonista ha de vestir las mejores galas, tanto interior como exterior. Esa es mi opinión. La Junta Vecinal decide destinar esta parte del Lagar a Sala Multiusos en la que se puedan realizar exposiciones, representaciones, mercadillos, etc, pero para eso hay que tener una Licencia de Actividad, cuya concesión requiere cumplir con ciertos requisitos, para lo cual hay que hacer algunas obras en el local y ello no es una “gestión burocrática sencilla, con margen presupuestario para una mano de pintura (no imprescindible) y una partida aprobada para otros trabajos”. Es cierto que existía en el Presupuesto una “partida aprobada para otros trabajos” y el día en que la Vocal de la Junta y actual Alcaldesa (Zandra Campos) pronuncio la frase: Pedro… ¿y que prisa tenemos para inaugurarlo?”, estábamos decidiendo en que convenía emplear el escaso dinero de dicha “partida”, ya que anteriormente habíamos destinado otra partida importante para reinstalar la luz eléctrica en dicho local. Alfonso Segovia defendía emplearlo nuevamente en el Lagar para su puesta en uso lo antes posible, mientras que Zandra Campos era partidaria de emplearlo en poner riego automático en las zonas verdes para tenerlas mejor atendidas y ahorrar tiempo y trabajo a los empleados. Esto último había que hacerlo yá, ante la inminente llegada de la primavera. Se decidió esto último, dadas las circunstancias. En aquel tiempo, Alfonso Segovia estaba ensayando, con bastantes personas, una nueva obra de teatro suya sobre el general Prim que luego representó en la Bodega al no poder hacerlo en el Lagar; de ahí su postura el día de la frase. No hubo “onanismo” ni existió “oscuro objeto de deseo”, si puede que existiera amor propio, pero no en mi persona. A juzgar por el verbo empleado, “privatizar”, para referirse al arriendo y la frase “fijar la población al terruño…para consolidar su política de autarquía.”, atisbo un cierto resquemor político en el escrito. Ya he explicado las circunstancias y los motivos por los que se arrendó la parte principal del Lagar-Bodega; en cuanto a “fijar la población al terruño…”, no voy a entrar en disquisiciones; la realidad es que la construcción de pueblos para los nuevos empresarios agrícolas (ya no eran considerados analfabetos labradores) con los mismos servicios que las ciudades, no fue idea del Instituto Nacional de Colonización sino del ministro Besada, durante el reinado de Alfonso XIII, para evitar la emigración de la gente del campo a las ciudades. Las escuelas eran igual que la del resto de pueblos y era en verano y en horas extraescolares cuando los niños ayudaban a sus padres. Obviando ideologías, la reforma agraria que realizó el INC tenía como finalidad aumentar la producción agraria y una de las formas de hacerlo era poner en cultivo tierras eriales y crear nuevos empresarios agrícolas. No solo creo que lo consiguió, sino que hizo que aflorasen unos hombres y mujeres con una iniciativa y una capacidad de trabajo que han llevado a algunos de estos Pueblos de Colonización a superar en población y riqueza al Pueblo Matriz. Gobernar es elegir y creo que la elección de cuidar nuestras zonas verdes fue acertada. Los nuevos vecinos vinieron al Real Cortijo por sus extraordinarias características medioambientales y a su mejora y mantenimiento hay que darle prioridad. La parte posterior del Real Lagar restaurada se debe inaugurar rehabilitando la parte exterior y realizando las obras necesarias para cumplir con los requisitos que exige la obtención de la Licencia de actividad. Espero y deseo que ello llegue a buen término en esta Legislatura.

Sobre el Autor

avatar

- Diseñador gráfico del Semanario MÁS.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER