Publicado: vie, Jul 5th, 2019

Antes presos que cómplices

Comparte
Tags

[ Pako Segura ] La capitana del barco de rescate Sea Watch-3 es arrestada por la Guardia Financiera de Lampedusa. Su crimen, rescatar 42 inmigrantes a la deriva y mantenerlos a salvo durante 17 días sin que nadie en toda Europa le ofreciese un puerto donde poder refugiarse. Nos la muestran custodiada como una traficante por dos policías mientras baja la rampa que separa el barco de tierra firme. Agotada, sin oponer resistencia y con la cabeza alta. Una mártir de la poca dignidad que nos queda camino al patíbulo de la opinión pública, insultada por una horda de descerebrados en una especie de pasillo de la vergüenza propio de películas sobre el holocausto. El significado de la detención de Carola Rackete la trasciende a ella, a los rescates en el Mediterráneo y a la ola de fascismo e intolerancia que recorre el mundo. Nos devuelve un reflejo de nuestra sociedad, de todos nosotros. Como personas primero y como ciudadanos después. De pronto ya no sentimos nada al contemplar la foto de una niña de dos años y su padre ahogados en una orilla, de apaleamientos indiscriminados de gente desarmada, de niños pequeños separados a la fuerza de sus padres y metidos en jaulas como animales. No es una distopia creada para televisión, es la realidad ahora mismo en la frontera de EEUU con México. Será que ya nos dimos bastantes golpes de pecho con la foto del cuerpo del pequeño Aylan varado sin vida en una playa. Mediante la lagrimita deshumanizada en redes sociales hicimos callo. No somos capaces de entender desde esta superioridad moral que nos cobija que algún día ellos podamos ser nosotros o nuestros hijos. Es sideral la distancia con la que vemos ahogarse a esos torpes tripulantes de piel oscura. Quizá porque ninguno de los que miramos hacia otro lado jamás estuvimos allí, simplemente divisamos de lejos el naufragio con un flotador en una mano y la hipocresía en la otra. Usando el Mediterráneo como una gran fosa común donde no quede rastro de este bochorno. Así no tendremos que aguantar la última mirada a unos desdichados que optaron por hacerse a la mar en una cáscara de nuez antes que perecer en una cárcel libia. Tipos que solamente buscaron algo mejor en tierra de alguien. Porque si algo les recordamos a todas horas en todas partes a esta vergonzante caravana de hombres, mujeres y niños es que en este mundo, todo absolutamente todo, es de alguien. Podremos hacer como que no va con nosotros, pero llegarán más. Muchos más. Vendrán hasta que los muros se agrieten y los puertos se abran. Quizá porque todo el mundo tiene el derecho a un sueño, o porque saben que todos los muros cayeron alguna vez. Pero sobre todo lo harán porque la vida de cualquiera que les acompañe en ese duro viaje no se merece una rendición. Carola Rackete fue liberada sin cargos a las 72 horas, la juez no fue capaz de entender legalmente como rescatar a un grupo de náufragos en el mar puede considerarse un delito. No han tardado los gobernantes en poner el grito en el cielo. Si algo así es legal se cambiará la ley, para eso se les ha votado. Ser presos o cómplices es lo que nos queda, terrible la encrucijada que hemos creado.

Sobre el Autor

avatar

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER