Publicado: mié, Abr 17th, 2019

28-4: Dos Modelos

Comparte
Tags

[ Héctor Anabitarte ] Ante unas elecciones generales para designar a los 350 diputadas y diputados, siempre se suele decir que son muy importantes, más que otras convocatorias anteriores, y, en esta ocasión, posiblemente, sea cierto. Se enfrentan Dos Modelos, uno es progresista, socialdemócrata, apela a la convivencia; otro, el que ahora se llama liberal, promueve el sálvase quien pueda: representa a una minoría social que, tradicionalmente, ha utilizado el Estado, la economía, en su beneficio y, ahora, aprovechándose de la globalización del capitalismo, se ha convertido en propietaria de grandes monopolios: ricos más ricos, pobres más pobres, y una clase media menguante, empobrecida. Frente a este cuadro existe una alternativa, se está poniendo en práctica, por ejemplo, en Portugal, y lo ha demostrado el Gobierno de Pedro Sanchez en España a pesar de disponer tan solo de 84 parlamentarios. Fortalecer y desarrollar el Estado del Bienestar preocupa a la derecha, su modelo es otro, privatizar la sanidad, la educación, las pensiones, los servicios sociales, limitar los derechos sociales, centralizar la organización del Estado y un largo y destructivo etcétera. Este modelo se está desarrollando desde los años ochenta instalando un discurso, un ‘relato’ que ha tenido éxito. Se ha vendido que todo lo privado es más eficiente, es más rentable, es más… democrático. Se trata de un modelo que se resistió, y se sigue resistiendo, a aceptar las nefastas consecuencias del cambio climático. Con los bolsillos llenos pensarán que se podrán mudar a Marte. Desgraciadamente siguen existiendo dos Españas y no solo los independentistas ponen en cuestión la convivencia. Es conveniente recordar la frase del poeta Antonio Machado, que como tantos y tantas murió en el exilio: «Españolito que vienes al mundo te guarde Dios, una de las dos Españas ha de helarte el corazón». Se ha pasado del bipartidismo a dos bloques enfrentados. PP, Ciudadanos, Vox, aseguran que Sánchez ha entregado España a los enemigos del país. No reconocen la legitimidad del Gobierno, un Gobierno constitucional. Agotan el diccionario con los más variados insultos (Y eso que el castellano es muy rico), sabiendo que el PSOE no quiere ni puede pactar con los independentistas que se han pegado un tiro en el pié metiéndose en un callejón sin salida, pero se intenta intoxicar a la opinión pública por aquello que ya sabía muy bien Goebbels, una mentira repetida se transforma en verdad: miente que algo queda. ¿La unidad de España? La derecha no se fía de España, de su fortaleza, de su profunda identidad, de su historia. No hay motivos para preocuparse tanto como para proclamar apocalípsis. Da la impresión de que la derecha no se fía de España. La izquierda, tradicionalmente, se ha inclinado por dividirse, ha jugado a una fatídica ruleta rusa (hace recordar a «La vida de Brian»). Es de esperar, de desear, que esta vez, de manera responsable, todas las izquierdas, los progresistas, reformistas, aprendan a trabajar juntos. ¿Y las encuestas? ¿un 40% no sabe aún qué votará? Posiblemente mucha gente no quiera decírselo a unos encuestadores. Esos 40 años de obligado silencio están y pesan aún en el inconsciente colectivo.

Sobre el Autor

avatar

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER