Publicado: vie, Abr 12th, 2019

Real Cortijo de San Isidro: Coitus Interruptus I ]

Comparte
Tags

[ ALFONSO SEGOVIA ] Han transcurrido ya 40 años, desde que el Instituto de Reforma y Desarrollo Agrario (IRYDA) – heredero del Instituto Nacional de Colonización (INC) – finalizó su labor de tutela sobre el Real Cortijo de San Isidro, como Pueblo de Colonización ya constituido en Entidad Local Menor desde 1957. De alguna manera, se puede decir que a partir de ese momento adquiría la mayoría de edad y se hacía responsable de su futuro desarrollo. Después de 200 años, sus habitantes podrían tomar decisiones en un marco de libertad, que resultó no ser absoluta, sino condicionada, pues, para empezar, los progenitores de la Entidad Local Menor habían establecido un ineludible matrimonio de conveniencia, con separación de bienes, en el que, según parece, dicha Entidad solo podía decidir su futuro entre dos opciones: depender de Colmenar de Oreja o de Aranjuez. Para bien o para mal, la Entidad Local Menor optó por Aranjuez, pero, sin demasiado acierto jurídico, los progenitores enredaron el acuerdo aportando como parte de la dote matrimonial unos terrenos ubicados en el Término de Colmenar de Oreja. De manera que el Real Cortijo de San Isidro inició su nueva trayectoria con dos parejas, sin tener en cuenta una conocida recomendación popular: dos es compañía, tres son multitud. Aunque el entuerto quedó aparentemente resuelto por los tribunales de justicia, con la devolución de los terrenos a Colmenar de Oreja, este desencuentro significó el primer coitus interruptus para la Entidad Local Menor, que frustraba la posibilidad de generar un futuro apoyándose en esa parte de sus orígenes, como Real Cortijo de Carlos III. Si esto no era suficiente, los progenitores decidieron arbitrariamente que su patrimonio restante no fuera heredado por su única descendiente, sino repartido entre instituciones diversas del Estado, Comunidad Autónoma de Madrid y Ayuntamiento de Aranjuez. Desde ese momento, el desarrollo del Real Cortijo está condicionado por una serie de relaciones multilaterales complejas, en las que unas veces ejerce de cónyuge y otras de pareja de hecho, pero siempre tratada como artista invitada a un festejo efímero que suele acabar, salvo honrosas excepciones, en nuevos y frustrantes coitus interruptus. Estos días pasados, a modo de involuntarios “voyeurs” hemos asistido al espectáculo de uno de ellos: El Ayuntamiento de Aranjuez ha sometido a consulta pública la ordenanza reguladora del precio público del Refugio del Real Cortijo de San Isidro. Un asunto que tiene sus antecedentes en otro coitus interruptus del 22 de Diciembre de 2016, cuando el Pleno de Aranjuez adoptó un acuerdo sobre el Refugio, aceptando la cesión del mismo, por parte de la Comunidad de Madrid, pero incluyendo la constitución de una Comisión conjunta con el Real Cortijo, para decidir la forma de gestión y titularidad del Refugio. En dicho Pleno, el Alcalde del Real Cortijo intervino para solicitar la gestión conjunta y el inicio de las conversaciones para volver a tener esa titularidad. Algo que fue apoyado con entusiasmo por los grupos políticos. Parecía, por tanto, que habría coitus para rato, en vez de interruptus, pero no fue así. La Comisión nunca se constituyó y pasados más de 2 años, ahora se hace una consulta pública sin informar previamente al Real Cortijo. La respuesta del Alcalde del Real Cortijo ha sido tan contundente como novedosa, pues introduce, junto a la demanda de anulación de la consulta, la amenaza de comunicarla a las autoridades judiciales, por usurpación y disposición de bienes ajenos, con base en un documento del IRYDA, del año 1978, no utilizado hasta este momento, pese al tiempo ya transcurrido desde el Acuerdo inicial del Pleno en el año 2016. Por si alguien tiene dudas, hay que decir que los vecinos del Real Cortijo no se suelen enterar de estos asuntos, salvo unos pocos, más iniciados en los temas comunes, que se sorprenden y desesperan ante la permanente improvisación de los responsables políticos y técnicos de nuestra Comunidad Autónoma y Entidades Locales (mayores o menores), haciéndose preguntas obvias: ¿Cómo es posible que la Comunidad Autónoma de Madrid proceda a la cesión de un bien patrimonial utilizado durante años (el Refugio), sin ser titular registral del mismo? ¿Cómo es posible que el Ayuntamiento de Aranjuez acepte la cesión del Refugio, sin un documento que acredite la titularidad registral? ¿Cómo es posible que el Ayuntamiento del Real Cortijo acuda a un Pleno de Aranjuez, solicitando volver a ser titular de un bien que ya es suyo? ¿Cómo es posible que se apruebe la formación de una Comisión para tratar sobre este asunto y hayan transcurrido 28 meses sin haberse tan siquiera constituido, dejando sin actividad un espacio que estaba funcionando habitualmente? ¿Cómo es posible plantear una consulta ciudadana sin resolver esos trabajos previos? ¿Qué informes han elaborado sobre este asunto los Servicios Jurídicos responsables? ¿Cómo es posible que el propio Ayuntamiento del Real Cortijo olvidé durante años la exigencia de titularidad de un bien que podría estar beneficiando a sus ciudadanos? Confiemos en que el resultado final sea positivo para el Real Cortijo de San Isidro, que disponga del Refugio como antaño, para su beneficio social y económico, y que pueda decirse: “bien está lo que bien acaba”, aunque, hasta el momento, el trasfondo de esta forma de actuar, tan disparatada, podría llevar el título de algunas Comedias de Figurón del siglo XVII o las piezas de figurón político del Trienio Liberal, donde aparecían unos personajes burlados, cercanos al aldeanismo de provincias, que eran ridiculizados por el autor, como en “De comedia no se trate, allá va ese disparate” (José de Cañizares) o la más conocida de Francisco de Rojas Zorrilla: “Entre bobos anda el juego”.

Sobre el Autor

avatar

- Diseñador gráfico del Semanario MÁS.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER