Publicado: vie, Abr 12th, 2019

La fiesta de la Democracia

Comparte
Tags

[ Pako Segura ] Tres elecciones en poco más de mes y medio solo es el desenlace más probable para un país que vive en una continua campaña electoral. Debajo de su ventana, cualquier medianoche, con nocturnidad y alevosía empezará el circo. La clásica pegada de carteles, chapas de metal en la solapa y gente dispuesta a dominar el mundo. Aire vintage de la transición con gafa de pasta y chaqueta de pana. Frases grabadas en vinilo y puestas después en un enlace de Facebook. No es Malasaña, podría ser un sitio cualquiera de su barrio. Durante los días siguientes sonarán por todas partes consignas industriales salidas de un molde en la fábrica del marketing. Lemas de poliespán. Apología de usar y tirar sobre el cambio. Qué casualidad, siempre el cambio como metáfora de algo inamovible. El mundo girando y las palabras saliendo a mil kilómetros por hora de atriles bendecidos con un logotipo. Imprentas que despachan en papeles insulsos listas de nombres luchados a capa y espada. Candidatos luciendo como modelos en fotos retocadas y vocales cercenadas por modernos creativos. Mercados de barrio donde tipos sin corbata te dan la mano sin mirarte a los ojos mientras te plantan una pegatina en el pecho y de paso te roban la cartera. Tiburones besando niños y abrazando sexagenarias que alguna vez estuvieron enamoradas de Felipe González. Salones donde televisores dan en alta definición manidos debates que solo giran en torno al y tú más. Mítines de líderes a voz en grito con palmeros sonrientes al fondo. Vendedores de crecepelo que podrían hacer fortuna en el lejano oeste o en la teletienda. Príncipes del pueblo que se convierten en rana. Colores básicos o mezclados, que más da. Buzones llenos de correspondencia sin sello. Encuestas cocinadas por la última estrella Michelín como aperitivo para cuñados que gritan proyecciones de voto. Ideales de andar por casa que duran lo que una caña en el bar. Colegios abiertos en días en los que no se aprende nada. Avidos interventores a la caza y captura del voto indeciso. Papeletas colocadas en pupitres con apellidos anónimos como títulos de crédito de una mala película de serie B. Urnas de metacrilato custodiadas por el yonki de tu barrio. Tu futuro y el mío depositados dentro de un sobre, esperando ser contado y recontado por alguien que jamás aprobó matemáticas. Escaños bailando en una pantalla. Instantes eternos en los que todos te dicen que han ganado mientras tú sientes que, de nuevo, has perdido. La celebración de la democracia repetida en bucle hasta la nausea absoluta. Si me permiten les daré un consejo. El día de las votaciones les repetirán hasta la saciedad que esto es una fiesta. No se confíen, voten como si su propia vida dependiese de ello.

Sobre el Autor

avatar

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER