Publicado: vie, Mar 22nd, 2019

Cambio climático: se sabía pero…

Comparte
Tags

[ Héctor Anabitarte ] Cambio climático: se sabía, pero… Desde hace unas décadas algunos científicos, no muy conocidos, explicaron con datos que en breve tiempo la humanidad se enfrentaría a una catástrofe, la definitiva, si no se tomaban medidas muy radicales. En los sesenta la posibilidad de una guerra nuclear podía exterminar no sólo la vida humana en el planeta, y ya entonces se sabía que otra catástrofe se estaba, sigilosamente, desarrollando. Evitarla, al menos en alguna medida, significaba operar cambios muy profundos en la economía y en los hábitos de la población. Los que dirigen la economía, las grandes multinacionales, reaccionaron burlándose de estas previsiones, apoyadas por no pocos líderes políticos. Y en cuanto a los hábitos cotidianos de la población, la respuesta fue la indiferencia. ¿Interesa o no que la especie humana siga evolucionando? La fantasía de mudarse a Marte parece disparatada, pero si pudiera llegar a realizarse y en el planeta rojo seguimos actuando como en la Tierra es muy probable que más tarde o más temprano habrá que volver a emigrar hacia otro rincón no contaminado del cosmos. Sí realmente preocupan las espectativas y calidad de vida de las nuevas generaciones, habrá que implicarse de manera responsable o, caso contrario, renunciar a tener descendencia. Este ocaso será muy dramático, muy triste. La humana no sería la primera especie que se extinguiera. En eso los humanos tenemos mucho que ver. Tradicionalmente se ha pensado que el planeta no tenía ningún derecho, no era sujeto de derecho, no podía acudir a los tribunales ni denunciar los atentados que sufre a diario. Ahora el planeta pasa factura y muchos no se lo creen. Hasta el siglo XXI ha llegado el saqueo indiscriminado, el límite está de aquí a unos pocos años; después no hay vuelta atrás. Habrá que volver a leer aquel texto de Freud sobre el instinto de muerte. Hace unos meses, una joven sueca de 16 años de edad, Greta Thunberg, faltando a clase, se plantó frente al Parlamento de su país con una pancarta denunciando el cambio climático. Posiblemente no pensó en las consecuncias de su acción. El viernes pasado en más de cien países de todos los continentes miles y miles de jóvenes y de niñas y niños se manifestaron en defensa de su futuro, de sus vidas. En España en más de 40 ciudades de todo el país se produjeron manifestaciones, colocando esta crisis sobre la mesa, con energía, con responsabilidad. En España se utilizan diariamente 70 millones de envases plásticos y se estima que en la próxima década el incremento de la producción de plásticos se incremente en un 40 por ciento. Dramatizando, para intentar llamar la atención, se puede escribir que estamos en el «corredor de la muerte» y sin posibilidad de indulto. La Unión Europea ha prohibido que en el 2021 no se puedan fabricar plásticos de un sólo uso. Está bien pero no será suficiente. El cambio ya está acortando la vida de miles de personas, ya se está padeciendo sus consecuencias. Y finalmente un poco humor: ¡que nos quiten lo bailado!. El último baile puede ser un tango, Cambalache, «el mundo fue y será una porquería…».

Sobre el Autor

avatar

- Sindicalista, periodista, escritor y activista social. Vive en Aranjuez desde 2001. Es autor de varios libros y ensayos. Como periodista ha desarrollado su labor en Buenos Aires, Madrid, Barcelona, San Sebastián y Aranjuez. Participa activamente en la asociación de inmigrantes Hombro con Hombro.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER