Publicado: vie, Feb 8th, 2019

El loco del pelo rojo

Comparte
Tags

[ Pako Segura ] Se han cumplido ya dos años desde que le entregaron un cetro, una capa de armiño y un botón rojo capaz de desintegrar un planeta. Cuando entró por primera vez en ese despacho oval, desde cuya ventana se contempla el mundo, sonrió como un niño a punto de hacer una travesura. Tenía un secreto que aún no le había contado a nadie, un pensamiento que lo atormentaba por las noches. Él jamás quiso ser rey, porque los reyes dan discursos aburridos y no salen en los realities de televisión. Un puñado de votos y los bots de internet facilitados por el Kremlin decidieron que era el mejor entre todos sus compatriotas. Algo lógico cuando eres el habitante del último piso de una torre dorada. La estrategia empleada fue simple, le bastó con alzar mucho la voz para que esa audiencia entregada de peto vaquero y gorra calada hasta las cejas entendiese que cuanto más alto hablas más razón tienes. Casi sin acabar el último improperio se escucharon aplausos y retumbaron disparos. La música sonó atronadora y el show continuó. El norteamericano medio ve la televisión más de cinco horas cada día. Él les ha creado el personaje definitivo, héroe para unos y supervillano para otros. Imitado incluso en países como España e Italia en versiones burdas que parecen sacadas del mismo Bollywood. El plan consiste en salir ahí con la peor cara posible y decir cualquier barbaridad. Prometer alzar un muro de dimensiones colosales con el que aislar su país de una gentuza delincuente que emigra hacia el norte en pos de una vida mejor. América para los americanos como eslogan, faltaría más. Hacer honor a ese país de pura cepa que exterminó a sus habitantes primigenios y los sustituyó por emigrantes que daban mejor presencia delante de una cámara. John Wayne por Toro Sentado, ese es el camino. Él, el único e inigualable conquistador de corazones con billetera de por medio les está sirviendo el culebrón definitivo. Lleno de polémica, confrontaciones, giros inesperados y desplantes por doquier. Lo políticamente incorrecto es la premisa del espectáculo. Tener a la audiencia esperando el próximo episodio el único objetivo. Cuando nadie le ve, justo después de mandar a las redes el último tuit incendiario del día, acaricia el botón rojo con la curiosidad de un niño. Y divertido lo presiona levemente, con la seguridad de tener en la punta de su dedo el poder para acabar con todo el universo conocido de una vez por todas. Pasar a la historia terminando con ella definitivamente. Qué gran final sería ese.

Sobre el Autor

avatar

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER