Publicado: vie, Feb 8th, 2019

Aunque sea en el descuento

Comparte
Tags

Para el portavoz de Acipa, Jesús Mario Blasco, las legislaturas deberían durar tres años y el último, el cuarto, debería estar terminantemente prohibido realizar cualquier acción en la ciudad que puediera beneficiar a los vecinos y, de algún modo, también al Gobierno de turno de cara a la cita electoral. Al menos eso se desprende tras las críticas suscitadas al Ejecutivo socialista en coalición con InPar después del anuncio de varias obras que se van a empezar a realizar en los próximos días, como el arreglo de la calle del Foso, el acondicionamiento de la red de saneamiento de la Glorieta del Clavel y de los sótanos del Centro Cutural Isabel de Farnesio para convertirlos en locales de ensayo para grupos musicales. Se cuestiona Blasco el por qué no se ha hecho esto antes sin reflexionar que igual parte de esa dificultad se sostiene en su voto en contra, y el de la mayoría de la oposición, para sacar adelante un Plan de Ajuste y unos nuevos presupuestos que permitiesen realizar inversiones, amén de que los Fondos Feder y los Fondos Prisma llegan cuando llegan y, además, estaban condicionados a la cofinanciación para poder hacer efectivo el dinero que estaba previsto para acometer estas obras. Cierto que el Gobierno socialista anduvo perdido en los dos primeros años de legislatura, sin caer en la cuenta de que con 7 concejales necesitaba de otros 6 para poder sacar cualquier proyecto de ciudad adelante. En mitad de la legislatura amagó con pegar el portazo y dejar el Gobierno en manos de otro grupo político en un movimiento que, al final, les llevó a firmar un acuerdo de estabilidad con InPar -que acabó entrando en el Gobierno- y Aranjuez Ahora para, a partir de ese momento, diseñar unos nuevos presupuestos que permitiesen arrancar una legislatura que ya iba con dos años de retraso. De sobra sabe Blasco, o al menos debería saberlo después de más de tres años en la Administración, que los proyectos, primero, hay que darlos de alta y remitirlos a la Comunidad, que los devuelve para que se aprueben en Junta de Gobierno y se liciten para, como paso final, adjudicar la contratación y desarrollarlos, tras el visto bueno del Ejecutivo regional. Y eso no se hace en 15 días, ya que existe esa palabra tan poco agradable de nombre ‘burocracia’. Evidentemente que el Gobierno con unos presupuestos prorrogados del gobierno anterior -ante la negativa de la oposición a dar vía libre a unos nuevos-, no ha podido presentar proyecto alguno hasta la aprobación de sus propios presupuestos, hace poco más de un año. Cierto es que la Comunidad de Madrid podría haber agilizado las tramitaciones para que los proyectos se pudiesen haber aboradado de forma escalonada pero, en cualquier caso, bienvenida sea cualquier mejora para esta ciudad aunque siempre habrá a quien no le parezca bien que se hagan cosas como tampoco le parecerá bien que no se hagan. Llegan las municipales y todos, sin excepción, buscarán votos debajo de las piedras. Algunos con más coherencia y otros, con menos…

Sobre el Autor

avatar

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER