Publicado: vie, Feb 1st, 2019

Por unas tapas de alcantarilla

Comparte
Tags

El grupo independiente Acipa ha denunciado esta semana algo que los vecinos del barrio de La Ciudad de las Artes llevan tiempo denunciando: el peligro existente en algunas calles del barrio en las que no hay tapas de alcantarilla. Es cierto que en Acipa tiran de demagogia y sostienen que esas dos calles, que llevan el nombre de El Cenador de Santiago Rusiñol y Sitges, en homenaje al artista catalán, no deberían estar en esas condiciones al ser, precisamente, homenajes a Rusiñol. Esta afirmación es una evidencia, pero no por ser referentes al pintor barcelonés. Cualquier calle de cualquier municipio no debería estar en estas condiciones, se llame como se llame y rinda homenaje a quien rinda homenaje. En este país solemos tener la mala costumbre de actuar cuando le vemos las orejas al lobo y lo sucedido en Málaga con el pequeño Julen ha encendido las alarmas de los más prudentes y ha provocado que un grupo político denuncie lo que los vecinos llevan años denunciando. También es cierto que las zonas en las que están las alcantarillas sin tapa no son propiedad del Ayuntamiento pero existe un alto riesgo de que cualquier vecino y, sobre todo, cualquier niño que deambule por la zona corra un grave peligro que se puede evitar si desde la delegación de Obras y Servicios se hubiese hecho un requerimiento al propietario o se hubiese actuado de manera subsidiaria. No hay excusa posible para no actuar y mirar para otro lado y ni este Gobierno ni el anterior han puesto solución a un problema que puede acarrear situaciones de las que luego se lamentará todo el mundo. El Ayuntamiento debe requerir al propietario, de inmediato, que ponga solución a este asunto y, si no lo hace, debe actuar de manera urgente y luego cargar los gastos a quien corresponda. No es de recibo que, además, conociendo el problema como se conoce aún no se haya actuado. Un gobierno debe velar por la seguridad ciudadana y, como en otros aspectos -como el desbrozado de parcelas privadas-, debe ‘exigir’ a los propietarios que pongan soluciones a problemas que pueden revestir cierta gravedad y éste, es obvio, la reviste. Aranjuez es un municipio que tiene muchos ‘dueños’ y sus competencias están muy divididas entre Ayuntamiento, Patrimonio Nacional, Patrimonio Histórico de la Comunidad, IVIMA, Confederación Hidrográfica del Tajo, particulares… zonas todas que dividen responsabilidades pero que, al fin y al cabo, son espacios abiertos por los que transitan los vecinos. El Ayuntamiento debe velar por los intereses ciudadanos y, en este caso, la delegación de Obras y Servicios debe poner remedio, más si cabe, cuando se están llevando a cabo inversiones y arreglos en algunas zonas del municipio. Seguro que unas tapas de alcantarilla no van a desajustar un presupuesto que, en estos tiempos, goza de mejor salud que hace un par de años. No merece la pena, en estos casos, andar sobre el alambre. Seguro que los vecinos lo agradecerán.

Sobre el Autor

avatar

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER