Publicado: vie, Ene 18th, 2019

Los mayores viajan y se divierten

Comparte
Tags

[ Héctor Anabitarte ] Los mayores viajan y se divierten, no todas ni todos. Muchos están «secuestrados» por nietos e hijos, y después de una larga y difícil vida laboral tienen que compartir sus pensiones. Pero, afortunadamente, en 1985. la hija de un portero, Matilde Fernández, ministra de Asuntos Sociales, cuando lo social se sentaba en el Consejo de Ministros (Mujer tenía que ser como dicen en un programa de televisión), diseñó y llevó a la práctica los viajes del Imserso para Mayores. El comienzo fue humilde, 16.000 plazas y sólo 16 hoteles. Actualmente las plazas son casi un millón y participan 300 hoteles, lo que significa además unos cien mil puestos de trabajo garantizados, directos e indirectos. Unos quince millones de mayores se han beneficiado en más de 30 años, a pesar de que en los comienzos se dijo que esta iniciativa era electoralista, ninguna administración la suprimió, y gobernaron en estos años varios partidos políticos diferentes. El ABC el 30.5.93 publicó que el PSOE mimando a los ancianos buscaba sus votos. Se divierten, en los hoteles se baila todas las noches, no falta un bingo, excursiones, camaradería y algún romance, que el amor no tiene edad y mucho más estando lejos del «control» de la familia. Para muchos es una posibilidad, experiencia extraordinaria: la generación de postguerra sólo viajó al exilio o a la migración interior. En muchos casos por seguridad y en casi todos porque había que comer y «buscarse la vida». Estar siete, diez días en un hotel de cuatro estrellas no compensa tantas privaciones, pero sí mitiga en parte las penurias -conviene recordar- del pasado. Hoy, España es una potencia, miles y miles de ancianos pasan frío en sus casas, viven con pensiones mínimas. La Declaración Universal de los Derechos Humanos en el 48 no reconoció explícitamente la discriminación por edad, y ya hay iniciativas para resolver esta carencia. La presencia de los mayores en la sociedad cada vez es más significativa. En el periodo que va desde 1900 a 2015, las personas con 65 años y más se ha multiplicado nueve veces. En el 2000 la población mayor superó a la población en edad infantil. España envejece, languidece demográficamente. La población mayor de 80 años creció el 65% en 15 años, unos dos millones de personas. La inmigración ha paliado la asistencia a los mayores y los menores extranjeros el déficit de las nuevas generaciones. Este problema que tiene España es común en todos los países desarrollados. Alemania necesita «importar» más de un millón de personas, necesita mano de obra. Pasean, se divierten, se saborean comidas desconocidas, pero además diversos estudios indican que estos viajeros mejoran su calidad de vida y su estado de ánimo, reduciendo de paso las consultas médicas y el uso de medicamentos. Eso sí, llaman todos los días para saber cómo está la familia: «¿Qué Lolita tiene fiebre? Se nota que no estoy yo».

Sobre el Autor

avatar

- Sindicalista, periodista, escritor y activista social. Vive en Aranjuez desde 2001. Es autor de varios libros y ensayos. Como periodista ha desarrollado su labor en Buenos Aires, Madrid, Barcelona, San Sebastián y Aranjuez. Participa activamente en la asociación de inmigrantes Hombro con Hombro.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER