Publicado: vie, Ene 4th, 2019

Feliz 2019: ¿por qué no?

Comparte
Tags

[ Héctor Anabitarte ] Feliz 2019: ¿por qué no? El año que terminó hace unos días se puede definir como un “vaso medio lleno”. 40 años de una constitución democrática, social, por primera vez en esta España que dicen que es el estado más antiguo de Europa -no es cierto, pero esa es otra historia-; por primera vez en cinco siglos una constitución que funciona, tiene mérito, necesita reformas, claro está, como todas: en otros países de nuestro entorno se hacen reformas sin que nadie se rompa ninguna vestidura. Recortes: depués de años de una siniestra política fabricante de pobres y excluidos, se está modificando esta dirección, se están recuperando derechos y legislando otros nuevos. Se recuperó la sanidad universal; aumento a pensionistas y funcionarios. 100.000 personas con discapacidad podrán votar en mayo. Aumento del salario mínimo. El asesinato de mujeres, y de menores: el feminismo, muchas mujeres que no sabían que eran feministas, se han lanzado a la calle, han demostrado que no son invisibles, ningún medio hoy se atreve a publicar “la mató por amor”. “La maté porque era mía”, pues te vas a enterar, el poder de tantos siglos de machismo está cuestionado socialmente, culturalmente. Resulta, que las mujeres, son personas con voz (Dos mujeres, en 2018, obtuvieron el premio Nobel de Física y Química; Irlanda, tan católica y conservadora, despenalizó el aborto). El independentismo catalán: una parte de este movimiento ya se ha enterado que por el momento Catalunya seguirá siendo española, guste o no, así es la historia, es muy caprichosa. Ni Catalunya, ni Murcia, ni Móstoles (conviene recordar que su alcalde le declaró la guerra al mismísimo Napoleón: hace unos años Móstoles y la República de Francia… firmaron la paz) se irán de España. El resultado de las elecciones andaluzas sorprendió, alarmó. España no es diferente. En casi toda Europa (en Portugal no, su Gobierno se enfrentó a los recortes desde una alternativa de izquierdas confluyentes) hay un resurgir de partidos de extrema derecha, que imitan a Trump y copian su programa de gobierno, su proyecto de sociedad excluyente. Apelando a la demagogia más grosera, a la posverdad que está tan de moda -aunque sea en definitiva la mentira de toda la vida puesta al día con la complicidad del marketing y el auge del pensamiento debil o el no-pensamiento-, han logrado el apoyo de 400.000 andaluces. Sus promesas, simplistas, ofrecen resolver muchos problemas que siguen afectando a gran parte de la población y defienden la unidad de España de manera irresponsable recordando lo que pasó en el 711. En la campaña electoral un candidato de Vox aseguró que de llevarse a cabo la “nueva invasión musulmana” el jamón estará prohibido. Declaraciones que no temen al ridículo. Cuando la política y el surrealismo resultan lo mismo. En todas las culturas se habla del fin del mundo, en esta, según la Biblia, también. Pero ya no se necesitan cuatro jinetes infernales. Para eso está el cambio climático. La idea de que se está produciendo ya no se puede ocultar, es visible, y se están tomando medidas para disminuir sus consecuencias, tímidas pero ya no se niegan. La gente va tomando, cotidianamente, medidas, cambia hábitos, lentamente eso si. Recoger las cacas de las mascotas y también la orina. Deberes. Y no corresponde mirar para otro lado. Esta Columna puede parecer un tanto optimisma, no lo pretende.

Sobre el Autor

avatar

- Sindicalista, periodista, escritor y activista social. Vive en Aranjuez desde 2001. Es autor de varios libros y ensayos. Como periodista ha desarrollado su labor en Buenos Aires, Madrid, Barcelona, San Sebastián y Aranjuez. Participa activamente en la asociación de inmigrantes Hombro con Hombro.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER