Publicado: vie, Dic 14th, 2018

El origen de las celebraciones en los días de Navidad

Comparte
Tags

De manera simbólica, una vez pasado el puente de diciembre, entramos de lleno en la Navidad. Las luces ya iluminan las calles, las compras se aceleran y nos disponemos a rascarnos el bolsillo para darles a los nuestros lo mejor de nosotros mismos. Varias son las celebraciones que están por llegar, desde la Lotería del 22 de diciembre hasta la Cabalgata de Reyes pasando por la Nochebuena, el Día de Navidad, la Nochevieja y el Día de Año Nuevo pero, ¿desde cuándo se celebran estas fechas?

Redacción. MÁS ] La Lotería de navidad es el primero de los días en los que, de verdad, nos sentimos inmersos en la época navideña. Millones de españoles depositamos nuestra esperanza en que, ese día, cambiará nuestra suerte y, por lo tanto, la de nuestras familias. El origen de la Lotería se remonta a la época de las Cortes de Cádiz. El Ministro de la Cámara de Indias pensó que sería una buena forma de aumentar los ingresos públicos sin perjudicar a los contribuyentes. El primer sorteo de la que, más tarde, pasaría a llamarse Lotería de Navidad tuvo lugar el 18 de diciembre de 1811. En un primer momento se llamó ‘Lotería Moderna y e nombre actual de ‘Sorteo de Navidad’ se instauró el 23 de diciembre de 1892. Cinco años más tarde esta denominación ya aparecía impresa en los boletos. El primer premio ‘Gordo’ fue para el número 03604. El precio del billete era de 40 reales y el premio ascendía a 8.000 pesetas. Una de las peculiaridades de este sorteo es que lo realizan los niños de San Ildefonso que, también, fueron los encargados de cantar los números en este primer sorteo. Hasta 1913 estaban impresos en papeles. A partir de esta fecha, se implantó el sistema de bombos y bolas de madera que se sigue utilizando hoy. Sin embargo, el ‘Sorteo de Navidad’ no es el único que se realiza en este periodo. Los que no han conseguido evocar a la suerte tienen otra oportunidad con el ‘Sorteo del Niño’, que se celebra el 6 de enero. Este sorteo nació en 1941, aunque no adoptó hasta 1966 el nombre con el que se le conoce hoy en día, derivado de la coincidencia con la fecha de la adoración al Niño de los Reyes Magos de Oriente.

La Nochebuena y Navidad

Cada 24 de diciembre, las familias se reencuentran en una cena especial que plasma los valores de las personas. Esa noche todo el mundo, por norma general, hace gala del buen humor y del buen amor que nos caracteriza a los seres humanos. Abuelos, padres, tíos, sobrinos… se reúnen alrededor de una mesa para degustar una cena copiosa que suele acabar a altas horas de la madrugada. Esta festividad se fundamenta en la fe cristiana y no es más que una víspera del Día de Navidad, que se festeja el 25 de diciembre. Se trata de una conmemoración del nacimiento de Jesús en Belén, el Mesías de la religión católica. Sin embargo hay algunos historiadores que no comparten esta teoría y sí que tiene origen. Hay expertos que defienden que esta fiesta estaba relacionada con el solsticio de invierno, una época en la que los aldeanos plegaban para que las temperaturas no fueran muy bajas e impidiesen que el frío afectase a la agricultura. Pero el paso de los años ha conseguido transformar esta celebración hasta convertirla en lo que conocemos en nuestros días como una fiesta que es celebrada tanto por creyentes como por ateos. El Día de Navidad tiene su origen, en teoría, en el nacimiento de Jesús, sin embargo, durante los cuatro primeros siglos de vida de la Iglesia, no sólo es que no se celebre el nacimiento de Jesús, es que el debate, más que sobre su celebración festiva, gira en torno a la fecha en la que se produjo el evento, algo que tiene que ver con la falta de información al respecto en las escrituras. Las primeras menciones al nacimiento de Jesús un 25 de diciembre podrían ser las que se recogen en dos obras cristianas: en un Libro del profeta Daniel de San Hipólito, en el año 204, y en la ‘Chronographiai’ del también autor cristiano Sexto Julio Africano. En Europa, la Navidad se celebra con la misa de gallo y con una serie de actos litúrgicos que incluían solemnes oficios encabezados por obispos y prelados. El carácter popular de la fiesta incluyó gradualmente el regalo de ‘aguinaldos’, consistente en regalos en especie o en dinero, para festejar el nacimiento de Jesús.

Nochevieja

Sin duda, una de las noches más especiales del año, sino la que más. Despedimos el año que acaba para recibir al recién nacido. Una noche de fiesta en la que nos vestimos con nuestras mejores galas y celebramos, al compás de las uvas, que llega un nuevo año cargado de ilusiones y, también, de propósitos. Uno de los orígenes de esta celebración se remonta a los inicios del Imperio Romano. Los romanos invitaban a comer a los amigos y se intercambiaban miel con dátiles e higos para que el año que empezaba fuese dulce. Esta costumbre fue llegando a Europa poco a poco y la cena de Nochevieja se convirtió en una festividad de moda a principios del siglo XX. Hay historiadores que sostienen que el ‘réveillon’ de Nochevieja fue implantado por algunos restaurantes franceses a principios del siglo XX. Otra de las particularidades del último día del año es la celebración de numerosas carreras en todo el mundo y en España la más multitudinaria es ‘La San Silvestre’ de Vallecas, en Madrid. Los españoles celebramos la última noche del año reuniéndonos en familia, ya sea en casa o, desde un tiempo a esta parte, en restaurantes que abren sus puertas para ofrecer menús especiales regados con champán o cava. Suele ser habitual que durante la cena, los comensales lleven alguna prenda roja a modo de superstición o de tradición, para que el nuevo año venga cargado de buena suerte. En 1909, en un esfuerzo por deshacerse del excedente de uvas de ese año, se ideó el rito de tomar las uvas de la suerte en la última noche del año. Tras este curioso rito se reparten besos con las felicitaciones para el nuevo año y se brinda por el año que acaba de empezar.

La Cabalgata

Su origen en España se remonta al siglo XIX y, desde entonces, esta tradición ha ido cambiando hasta llegar a la celebración actual. La cabalgata se celebra la noche del 5 de enero porque al día siguiente es cuando los tres reyes magos, Melchor, Gaspar y Baltasar, fueron a ver al nacido niño Jesús y le llevaron un regalo cada uno. Cuenta la historia que hasta llegar a Belén, los tres reyes hicieron un largo viaje siguiendo una estrella, un símbolo que se traslada en la actualidad con los reyes llegando con sus carrozas a las ciudades para entregar sus regalos a todos los niños esa misma noche, para que los encuentren sorprendidos a la mañana siguiente. La primera vez que celebró en España fue en 1855, año en que el gobierno decidió celebrar la festividad de los Reyes Magos con una cabalgata en la calle para tratar de animar a la gente de las ciudades. En Andalucía, a principios del siglo XX, empezaron a hacerse representaciones teatrales sobre la entrega de los regalos por parte de los Reyes Magos al Niño Jesús y a cambio se le pedía a los asistentes que donasen juguetes para aquellos niños que no tenían la suerte de recibir ninguno por Navidad. En la actualidad, la Cabalgata de Reyes no se limita a ver salir las carrozas de los tres reyes, también hay multitud de carrozas con gente vestida con trajes diferentes que salen a las calles para regalar sonrisas y caramelos a pequeños y adultos.

Sobre el Autor

avatar

- Diseñador gráfico del Semanario MÁS.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER