Publicado: vie, Nov 30th, 2018

Guerra de siglas

Comparte
Tags

El conflicto viene de lejos. Concretamente desde que la Candidatura Ciudadana de Aranjuez Ahora se sesgase en dos vertientes. Por un lado, tres de los cuatro concejales que actualmente forman el grupo municipal: Alfonso Sánchez, Pamela Casarrubios y Luis Velasco. Por otro, la práctica totalidad del resto de la candidatura. De hecho, 16 miembros de la misma acaban de firmar un documento en el que desaprueban la gestión de los tres representantes en el Ayuntamiento y certifican su desvinculación por completo del proyecto desde que dimitiese la Comisión de Garantías, hace ya más de dos años. Las diferencias con Podemos Aranjuez se pusieron de manifiesto durante las negociaciones para el acuerdo de estabilidad con el actual Gobierno local. Negocaiciones que estuvieron secundadas por las Ejecutivas de Podemos y del PSOE en Madrid y que no dejaron buenas sensaciones en la formación morada respecto a los tres concejales de Aranjuez Ahora que, afirman, estaban en negociacioines para formar parte de las confluencias que se presentarán en las próximas elecciones municipales, en mayo del próximo año. Nada más lejos de la realidad. Ni Podemos Aranjuez, ni Izquierda Unida local han valorando de manera seria la incorporación de los actuales concejales de Aranjuez Ahora en una próxima candidatura y por eso desde Podemos han realizado un movimiento estratégico que puede ser criticable si nos atenemos a la legitimidad. Sin embargo, en la formación morada no quieren distracciones respecto a futuros electores y, a buen seguro, recuerdan el caso de hace unos años con la división entre IU y el Partido Comunista que desembocó en la participación de dos candidaturas por separado sin que ninguna de ellas obtuviese representación. En Podemos saben que la dvisión les resta fuerza y quieren evitar cualquier tipo de confusión que les reste votos y, por lo tanto, posibilidades a la hora de obtener representantes. Por otra parte quedan los actuales concejales de Aranjuez Ahora, una candidatura que no ofrece más que lo que se ve. Sin ningún tipo de apoyo ciudadano y con pocas posibilidades de ofrecer un proyecto con ciertas garantías porque, entre otras cosas, ese espiritu participativo y asambleario del que hacen gala Sánchez, Casarrubios y Velasco hace años que no existe. No se celebran asambleas, -uno de los pilares de la formación- y no se debaten propuestas más que en el seno del grupo. Además, dejó de respetarse la filosofía de la candidatura desde el momento en que hicieron caso omiso a lo votado por la Asamblea Ciudadana, que pidió su dimisión de. manera tajante. En los plenos no tienen un criterio firme y en varias propuestas cada uno de los representantes ha votado lo que mejor le ha convenido. Cambiaron los cargos de confianza sin consultar con la asamblea y no han puesto de manifiesto una transparencia que fue una de sus banderas electorales. En consecuencia, el futuro político de Sánchez, Casarrubios y Velasco está más en cuestión que nunca aunque, ya se sabe, en esto de la política los cambios de rumbo pueden sorprender al más pintado.

Sobre el Autor

avatar

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER