Publicado: vie, Nov 16th, 2018

Cuando un sueño te cambia la vida

Comparte
Tags

La pasada semana publicamos el reportaje ‘Cuando un sueño te cambia la vida’, firmado por nuestro compañero José Ángel Rodríguez, basado en la experiencia de Daniel Sánchez, discapacitado intelectual usuario de Integrandes y que hace unas fechas se incorporó al mundo laboral. Ahora es conserje de la Residencia San Marcos Aqua, en San Martín de la Vega, su localidad natal. Conseguir un empleo y poder desarrollarlo, para cualquier persona, significa un crecimiento personal y la integración plena en la sociedad. El trabajo permite alcanzar varias metas que son imprescindibles para el crecimiento como ser humano: adquirir autoconfianza en uno mismo, sentirse útil, reconocimiento personal, organización en la vida, pertenecer a un grupo social u obtener ingresos que te permitan desarrollar tu vida de una manera plena. Hasta hace relativamente poco tiempo, las personas con algún tipo de discapacidad (intelectual o física) tenían muy complicado el acceso al mundo laboral, algo que, afortunadamente, está cambiando. Para estas personas se antoja fundamental poder desarrollar sus capacidades en un trabajo, pueden realizarse y consiguen llegar a un estado de satisfacción personal que no es ajeno a sus vidas. En la actualidad, las personas con discapacidad pueden acceder a programas específicos de formación profesional, cuentan con servicios de apoyo en los que pueden trasladar su ilusión y motivación por ejercer una actividad laboral remunerada, y esa es una práctica habitual en Integrandes, que realiza un trabajo excepcional con los usuarios. A las personas con algún tipo de discapacidad nadie les regala nada y en los Centros Ocupacionales los profesionales buscan la motivación personal para que los usuarios se conviertan en los principales protagonistas de su propia promoción laboral, para que asuman su propia responsabilidad laboral y puedan integrarse en una sociedad que, hasta hace unos años, les ha tratado de manera injusta e injustificada, porque tener cierta discapacidad, intelectual en el caso que contábamos, no significa que no estar capacitados para desarrollar un trabajo, que lo están y, en innumerables ocasiones, con mayor responsabilidad y acierto del que a ciertas empresas les pueda parecer. Los tiempos están cambiando y ya hay muchos empresarios que apuestan por la integración laboral de estas personas que, según se han ido incorporando al mundo del empleo, han demostrado una destreza y unas capacidades acordes al puesto al que han accedido. Hay trabajadores con discapacidad intelectual que afirman que “me produce satisfacción el pensar que me he realizado en la vida” y eso es algo fundamental que la sociedad va entendiendo sin caer en la discriminación. La experiencia está demostrando que las personas con discapacidad intelectual pueden mejorar de manera significativa sus conducta siempre que reciban los apoyos necesarios y estén inmersos en un entorno enriquecedor, y eso es lo que Daniel Sánchez, como antes pasó con su compañero Enrique, está experimentando en su nuevo sueño.

Sobre el Autor

avatar

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER