Publicado: vie, Nov 2nd, 2018

Fallece Julio Laguna

Comparte
Tags

A Julio Laguna [ Tomás Ruiz ]

Jefe de la Comisaría de Aranjuez, presidente de la Plaza de Toros, socio de los Amigos de Lepecq, segoviano a gala, ribereño de adopción… Julio Laguna Gascón falleció el pasado domingo a los 67 años. Mi primer contacto con Julio Laguna, fue totalmente causal. Julio salía de un colegio electoral en el que al día siguiente se iban a celebrar elecciones; yo caminaba por la acera hacia mi casa, un pequeño despiste por parte de los dos, hizo que chocásemos. Después de las expresiones de perdón por ambas partes, nada volví a saber de él. Fue un amigo común quien algún tiempo después nos presentó. Aquello supuso el inicio de una amistad que ha durado cerca de cuarenta años. Tiempo suficiente como para haber compartido con él infinidad de vivencias y anécdotas, que al analizarlas entendías su gran dimensión humana. He conocido a Julio no solamente por proximidad, también por los comentarios de personas que de una manera u otra estaban vinculadas profesionalmente a él. Julio tenía las ideas muy claras y sabía estar en su lugar en cada momento: firme y enérgico cuando la situación lo requería, pero también humilde y desbordando humanidad en muchos de sus actos. Era una persona próxima al ciudadano, que sabía escuchar y que por su forma de ser se hacía querer. Él fue quien nos hizo ver a los ciudadanos de Aranjuez, que su trabajo y el de sus compañeros, consistía en protegernos y ayudarnos, es decir: estar a nuestro servicio. Para mi, ese era uno de sus principales méritos, en no pocas ocasiones así se lo comenté. Se involucró como un ribereño más en nuestra ciudad, conociendo a sus gentes, brindándonos su sincera amistad y haciéndonos participes de sus alegrías. No pocos fines de semana han sido, los que junto a otros amigos nos invitaba a su casa de su pueblo natal segoviano, y en los que se desvivía por complacernos para que nada nos faltase. Aquellos fines de semana, en los que disfrutábamos mientras hablábamos paseando por los pinares, por las orillas del río, las viñas, los cultivos de gladiolos y siempre rematados en una mesa con viandas sencillas pero exquisitas, nos hicieron valorar y quererlo de acuerdo a su gran dimensión humana. Su trayectoria y comportamiento, a muchos nos ha dejado una huella que difícilmente puede ser olvidada. Sería una injusticia, que con el paso del tiempo se nos borren estos recuerdos, esto no lo vamos a permitir. Y no lo vamos a permitir, porque cada vez que pasemos por delante de la Casa Atarfe o cuando entremos a la plaza de toros, veremos allí su semblante y escucharemos en nuestro interior su característica voz. El ejemplo de persona íntegra nos lo ha dado hasta el final, cuando haciendo frente a esa maldita e injusta enfermedad, nos saludaba con una sonrisa como invitándonos a no preocuparnos por él. Para los creyentes habrá un recuerdo permanente en sus oraciones, para los no creyentes el recuerdo permanecerá en sus memorias. Gracias por el enorme compromiso que adquiriste con nuestra ciudad. Gracias por haber podido disfrutar de tu amistad.

Sobre el Autor

avatar

- Diseñador gráfico del Semanario MÁS.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER