Publicado: vie, Nov 2nd, 2018

Al menos, un gesto

Comparte
Tags

La Comisión de Transición Ecológica en el Congreso de los Diputados propuso la pasada semana, con el voto a favor de PSOE, Unidos Podemos, PDeCAT, PNV y ERC, considerar a la baja los trasvases. Acostumbrados a ser considerados durante años como el patito feo en el asunto del agua, los ribereños podemos atisbar cierta luz al final de túnel, un gesto que pone de manifiesto y ‘reconoce’ que el Trasvase Tajo-Segura empieza a ser un quebradero de cabeza para el mundo político y que ahí existe un problema que se ha de empezar a resolver. La propuesta, presentada por el PSOE, en alianza con Podemos, Esquerra Republicana y Compromís en el Congreso, sostiene que hay que “redimensionar” el Trasvase Tajo-Segura, a la vez que niega que existan cuencas deficitarias, como la del Segura, la cual debe “reajustar” sus necesidades de agua. El documento, basado en las propuestas del Comité Federal socialista a primeros de año y completado por el de Unidos Podemos, pretende abordar la nueva Ley del Cambio Climático en el que se incluye una amplia reforma de la actual Ley de Aguas. Una vez aprobado en la Comisión, el documento se elevará al Pleno del Congreso, donde será debatido y, esperamos, aprobado en función del razonamiento y adhesión de partidos como Esquerra Republicana y Compromís. Al inicio de la actual legislatura del Gobierno de Pedro Sánchez se despertó en la cuenca del Tajo cierto halo de esperanza en comenzar a resolver el asunto del trasvase Tajo-Segura, un ‘deseo’ que quedó quebrado con la aprobación de más trasvases por parte del Ministerio de Transición Ecológica. Hace unos meses, la Ejecutiva Federal socialista celebró su comité en Aranjuez y allí la alcaldesa de Aranjuez, Cristina Moreno, insistió a Sánchez en la necesidad de abordar la problemática ‘trasvasista’, proponiendo un “gran pacto por el agua”. Meses después, incluso tras la aprobación de sendos trasvases, -según el propio Ministerio “comprometidos por el anterior Gobierno de Rajoy-, el discurso insiste en que “no existen cuencas excedentarias o deficitarias, sino cuencas que están sometidas a unas presiones antrópicas por encima de sus posibilidades de recursos”. Además, sostiene que el impacto del cambio climático “reducirá la disponibilidad de agua”, por lo que considera imprudente y controvertido “contar con pretendidos caudales excedentarios de otras cuencas”. En la región murciana, evidentemente, no ha sentado bien este movimiento y, acostumbrados a la solidaridad de la cuenca del Tajo, han puesto el grito en el cielo. El problema es que de tanta solidaridad nos han acabado tomando por tontos para seguir manteniendo un negocio que, a todas luces, ya se plantea insostenible para las cabeceras de Entrepeñas y Buendía. Solidarios, sí, para la supervivencia del ser humano, pero el que quiera campos de golf, que los mantenga como pueda.

Sobre el Autor

avatar

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER