Publicado: jue, Oct 11th, 2018

El peligro de la llegada de la ultraderecha

Comparte
Tags

De un tiempo a esta parte, la ultraderecha en Europa viene haciéndose hueco a codazos y en países como Francia o Italia ha alcanzado cotas verdaderamente preocupantes para la convivencia en democracia. También en el resto del mundo empiezan a asomar partidos políticos que beben de la filosofía de Donald Trump. En España, el pasado fin de semana, el partido de extrema derecha Vox llenó Vistalegre en una presentación en sociedad que pone en el escenario político a un partido extremista que pretende ocupar el espacio que, según ellos mismos, no ocupan los partidos de la derecha más conservadora, el Partido Popular y Ciudadanos. Su discurso se centra en la inmigración, sostienen, “ilegal” y en el endurecimiento de las penas, incluso, “para quienes sos sus cómplices: ONG’s, empresas y particulares”. También atacan al independentismo sin escrúpulos y critican el movimiento feminista. Su hoja de ruta es el de la Recentralización, acabando con las autonomías y prescindiendo, también, de la Cámara del Senado. Defienden también legalizar la tenencia de armas “para que la gente pueda defenderse” en movimientos que son, de manera incuestionable, anticonstitucionales. No es preocupante, al menos de momento, que este partido vaya a acaparar el voto masivo del ciudadano, aunque su populismo pueda calar en algunas minorías que sí pueden acabar por darles representación en el parlamento. En España, la ciudadanía anda con la mosca detrás de la oreja por los problemas cotidianos que encuentra aunque, sin embargo, aún se atisba ese sentido común que impide que la apuesta por el futuro de este país se deje en manos de descerebrados. Pero sí preocupa, y mucho, que este discurso ahonde en el radicalismo de los partidos que lideran Pablo Casado y Albert Rivera. La pelea encarnizada por los votos del centro derecha y el reconocimiento del propio Casado de intentar acaparar también el voto de Vox puede hacer que la ideología de ambos partidos gire, peligrosamente, hacia esa extrema derecha tan radical y tan vacía como puede ser la extrema izquierda. Y estas sospechas pueden sustentarse, entre otras cosas, en que el líder de los populares haya pedido la ilegalización de los partidos independentistas por “anticonstitucionales” y, sin embargo, ante la aparición de Vox no haya hecho lo mismo aunque pretendan pasar por encima de la Constitución. También ayuda a esta creencia el giro brusco que Ciudadanos ha dado hacia la derecha, definiéndose en boca de Rivera como un partido liberal cuando su irrupción en el panorama nacional lo hizo bajo el pliege de la socialdemocracia. Resumiendo, que la política española debe estar alerta ante la aparición de semejante extremismo que nace, en su gran mayoría, de los ecos del franquismo y que pretende, sin ningún disimulo, la supremacía en España.

Sobre el Autor

avatar

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER