Publicado: vie, Sep 21st, 2018

Que viene el lobo

Comparte
Tags

[ Estrella Benito ] ¡Que viene el lobo!,¡que viene el lobo!… Y a veces también podía venir un ogro, la bruja mala, o el hombre del saco. Aquellos personajes fueron los protagonistas de nuestros cuentos y nuestra infancia. Nuestros padres nos leían historias que encerraban una moraleja bastante compleja, que ahora no tendría ningún sentido. Dejaban a una niña ir sola por el bosque y a la vez querían protegerla del lobo. Hoy, aquella actitud de la madre de caperucita, sería inconcebible. Nuestros hijos no salen de casa solos, porque los super protegemos de todas las adversidades de la vida y por eso, no escatimamos en poner a su alcance todo tipo de pantallas, maquinitas y aparatos electrónicos para paliar su tiempo de ocio. El miedo que aquellos cuentos intentaban transmitir resultaría hoy risorio para cualquier niño, acostumbrado a luchar y a matar a miles de monstruos, en decimas de segundo desde la pequeña pantalla de un móvil. ¿Qué niño temería hoy a un lobo, a una bruja o a un hada mala?, ¿a quién le importaría que los cabritillos se hubiesen quedado solos en casa, o si los cerditos se quedaban a la intemperie? Estos personajes han quedado obsoletos y han sido remplazados por monstruos y seres de otras galaxias que producen más emoción y hacen disparar los índices de adrenalina por las nubes. Este niño no quiere salir a jugar, me cuesta sacarle de casa. No quiere ni bajar a la piscina. ¡Que viene el lobo!,¡ que viene el lobo!… Mi hijo y sus amigos se pasan todos los fines de semana jugando a un juego online a través del ordenador, sin salir de casa, ni tan siquiera de su habitación. ¡Que viene el lobo!,¡que viene el lobo!… Mis padres, apenas hablan, se whatsappean constantemente… En este cuento el lobo no se irá con el rabo entre las piernas, sino que somos nosotros los que nos quedamos con el móvil en nuestras manos. Tampoco esperemos héroes grandilocuentes, ni palacios, ni castillos, si no clínicas de desintoxicación para paliar la adicción Tal vez, en lugar de perdices, se comerán pizzas o hamburguesas. Pero ¿quién nos advertirá del monstruo depredador que se esconde detrás de la frágil pantalla táctil de nuestros móviles? , o simplemente ¿seremos masivamente devorados por sus garras?. Y ¡colorín!,¡ colorado!, ¡ que este cuento no ha hecho más que empezar! Aquí no habrá ni buenos ni malos, porque todos somos los propios protagonistas y antagonistas de esta historia que podría empezar así: érase una vez un día, que un móvil llegó a mis manos…

Sobre el Autor

avatar

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER