Publicado: vie, Jul 20th, 2018

Nuevo Gobierno, misma situación

Comparte
Tags

El nuevo Ministerio de Transición Ecológica, dirigido por Teresa Ribera, aprobó la pasada semana un nuevo trasvase por el cual saldrán 38 hectómetros cúbicos de agua de la cabecera del Tajo hacia el Levante. La nueva ministra declaró en sus primeros días al frente del cargo que “los trasvases deben ser medidas extraordinarias” y que “se hace necesario que los territorios tiendan a ser autosuficientes”. Sin embargo, la política ‘trasvasista’ sigue el mismo curso que con el anterior Gobierno del Partido Popular, secando el Tajo y favoreciendo una política turbia respecto al negocio del agua. Según la ministra, se trata de un “recurso extraordinario destinado a momentos de necesidad” pero el caso es que la necesidad siempre impera hacia el mismo lado, sin detenerse a analizar las consecuencias que para toda la cuenca del Tajo puede suponer el no acabar con este tipo de trasvases. Ribera afirma que “no se puede mantener un sistema de agua con trasvases” pero lo primero que ha hecho ha sido aprobar uno nuevo. Cierto es que la ley lo permite, cierto es que María Dolores de Cospedal procuró el Memorándum que da legalidad a esta derivación y cierto es que este nuevo trasvase ya fue propuesto en el mes de abril por el anterior Ejecutivo, pero lo que está claro es que urge derogar esa ley y adaptarse a lo que dicta la Directiva Marco del Agua y para eso es necesario que el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez tome cartas en el asunto. La alcaldesa de Aranjuez, Cristina Moreno, ya le solicitó al ahora presidente del Gobierno en la celebración del Comité Federal que tuvo lugar en Aranjuez en el mes de febrero un gran pacto por el agua. Las desaladoras tienen que ser parte fundamental en todo este enjambre y alguien tiene que coger las riendas para acabar con un negocio que va más allá de la necesidad; y esto solo se puede conseguir de una manera, reordenando los recursos y sentando las bases para la autogestión de cada Comunidad. Que haya que ser solidarios es una cosa, que nos tomen por tontos, otra muy diferente. El nuevo Ejecutivo nacional mostró buenas palabras respecto a este asunto pero no ha empezado con la mejor de las acciones, y no se puede escudar en el amparo de la ley ni en que este trasvase estuviese ya aprobado. El asunto del agua es demasiado importante como para que no merezca la atención de la nueva ministra, que debería, en primer lugar, desmarcarse de las actitudes de la anterior ministra popular y recibir para escuchar a los representantes de la cuenca del Tajo. Por ahí se empezaría a marcar una nueva estrategia que pueda satisfacer, dentro de las posibilidades que existan, a todos los afectados por este asunto.

Sobre el Autor

avatar

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER