Publicado: vie, Jun 29th, 2018

Burlesque y comedia negra, este fin de semana en el Teatro Real

Comparte
Tags

[ Redacción. MÁS ] Hoy viernes, a las 21 horas, se presenta en el Teatro Real Carlos III ‘Evil, evil girrrls and the malvados’, un espectáculo de humor, erotismo y rock&roll. “Una vuelta a la estética de los años 30’s, 40s, 50s y 60s que reúne Cabaret, vaudeville y música en directo con la estética Burlesque”. Desde la organización explican que “durante aproximadamente una hora y cuarto de espectáculo vibrante podremos escuchar temas clásicos utilizados en el Burlesque como Harlem Nocturne o Night Train,  así como temas de surf (California Sun, Wipe Out) de Hula (Little Grass Shack) u otros con aires orientales como Rockin´in Bhagdag o Estambul y temas de grandes iconos del Rock como Elvis Presley (All shoock up), Link Wray (Rumble), Henry Mancini (Peter Gun)…”. El show cuenta con números muy variados, tanto solos como números grupales en los que se utilizan elementos como sombrillas, boas, abanicos de plumas, velos, bastones, sillas, sombreros…, con un vestuario muy elaborado y colorido (hasta 10 cambios de vestuario). El espectáculo es conducido por una maestra de ceremonias que interactúa con el público y los hace partícipes del espectáculo y tema tras tema se van desarrollando diferentes historias  y gags cómicos. “Elegante y glamouroso, algo picante sin caer en lo soez ni en lo burdo y siempre desde el humor es un espectáculo que no deja indiferente a nadie y que sorprende por su diversidad y sobre todo por el desconocimiento de este arte en España siendo el primer grupo profesional de este género”.

Comedia negra

Mañana sábado, a las 20 horas, tendrá lugar ‘En el borde’, comedia negra dirigida por Cecilia Geijo, en un ambiente “comprometido, cruel, poético y terriblemente real”. La sinopsis de la obra explica que “En el borde nos muestra un día en la existencia de siete personajes que habitan un paso fronterizo entre Marruecos y España. Una aparición inesperada y un hurto insignificante dan lugar a que se remueva el pasado y los viejos rencores se agiten. En veinticuatro horas, la onda expansiva de este hecho provoca una cadena de actos crispados. Se nos revelan claves sociales como la emigración, el desarraigo, la moral corrupta y la criminalidad. En el borde revela la magnitud de un problema de dimensiones no siempre bien evaluadas. Tenemos un marco general de brecha social, depresión, hostilidad y drogas como algunos de los contenidos del discurso. Por otra parte, las dinámicas familiares que aparecen también son prolongadoras de esta crisis, pues los personajes en la intimidad se muestran  malhablados y agresivos, en respuesta automática frente a situaciones insoportables. Por ello muchas de las acciones más feroces de los personajes funcionan como un sustituto de relaciones afectivas honestas y lazos verdaderos. Estamos en un mundo que se siente huérfano y que genera en el comportamiento de los hombres la incapacidad de vincularse, si no es a través de mecanismos de defensa. Todos los personajes están puestos en situaciones límite -o bien se arrojan a ellas-, buscando tal vez una última posibilidad de certidumbre; parece que después de contemplar el mundo y sus sinsentidos no hay vuelta atrás. En el borde especula sobre el poder del entorno en nuestro comportamiento. Nos recuerda la facilidad con la que, por influjo del paisaje colectivo, los humanos podemos caer en lo brutal y lo déspota. Entiendo que cuando no es así, el teatro se vuelve inocente, decorativo, amaestrado para calmar las buenas conciencias.

Sobre el Autor

avatar

- Diseñador gráfico del Semanario MÁS.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER