Publicado: vie, Jun 1st, 2018

Una moción de intereses electorales

Comparte
Tags

Ayer se debatió en el Congreso de los Diputados la Moción de Censura presentada por el Partido Socialista contra el Gobierno del Partido Popular. Hoy, mientras usted esté leyendo estas líneas, se votará esa moción sin saber, al cierre de esta edición, si tiene visos serios de ser aprobada o no, aunque todo indicaba en las horas previas que no tendría suficientes apoyos para salir adelante. En cualquier caso, se vote a favor o en contra, todos los partidos están jugando con un futuro electoral para dedidir lo que a cada cual más le convenga. Parece claro que, ante la sentencia de la Gürtel, en la que se certifica que el partido se financió con una caja b en su sede central, la única alternativa posible, por parte del resto de grupos de la oposición, es revocar un gobierno que, en cualquier otro país de Europa, ya habría dimitido en bloque. Sin embargo todas las formaciones, sin excepción, calculan su estrategia para llegar mejor posicionados a unas Elecciones Generales que se van a celebrar más pronto que tarde. El Partido Socialista ha presentado una Moción de Censura en la que establece una hoja de ruta basada, afirman, en la regeneración política y en la estabilidad de un Gobierno para convocar, a la mayor brevedad posible, nuevos comicios. La estrategia de los socialistas parece clara: colocar a su líder, Pedro Sánchez, en el centro de la visibilidad política, donde ahora mismo no está. Sánchez dimitió como líder de los socialistas antes de que éstos se abstuviesen en la investidura de Mariano Rajoy, amparándose en aquel ‘no es no’. El líder de los socialistas ganó después unas primarias, pero no está en primera línea de combate, lo que signfica que un eventual Gobierno le posicionaría y le permitiría sacar adelante o derogar algunas leyes que durante esta legislatura han bloqueado El PP y Ciudadanos, como la llamada ‘Ley Mordaza’. También podría poner en marcha ciertas iniciativas como la del Salario Mínimo u otras de carácter social que le permitirían colocarse en el centro político y eso es algo que a Ciudadanos y a Albert Rivera no les conviene. Ciudadanos se ha envuelto en la bandera del populismo con el asunto de Cataluña y se sienten fuertes ante las encuestas que les colocan muy por encima del Partido Popular, con posibilidades serias de acceder a la Moncloa. Por eso Ciudadanos aboga, casi con desesperación, por unas Elecciones Generales inmediatas que no distraigan en el tiempo la presunta intención de voto. Rivera apoyaría una Moción de Censura pero exige un candidato independiente, un endurecimiento del artículo 155 -lo que más crédito le está dando entre el centro derecha- y la aprobación de unos Presupuestos que ha sacado adelante apoyando al PP junto al PNV, cuando la lógica dice que si va a conformarse un nuevo Gobierno sea éste quien elabore unos presupuestos bajo su líea política y consensúe con el resto de fuerzas políticas la aplicación de ese 155, si es que procede. Por su parte, Podemos y Pablo Iglesias siguen jugando a la demagogia dejando caer que si no prospera esta Moción de Censura, la carrera de Pedro Sánchez debería finalizar, sin acordarse que hace tan solo unos meses que su formación presentó una Moción de Censura contra Rajoy que fracasó y que no le impidió seguir al frente de su partido. El asunto es que si esta moción no se aprueba hoy hay serias posibilidades de que todo siga igual, con un Gobierno condenado por corrupción al frente de un país que empieza a mirar con recelo la gestión que los políticos hacen de sus votos.

Sobre el Autor

avatar

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER