Publicado: vie, May 11th, 2018

Aranjuez, en llamas

Comparte
Tags

El fuego protagonizó la pasada semana la actualidad del municipio. El incendio en la cubierta del Palacio de Osuna, un edificio neoclásico de 1.500 metros cuadrados que data del siglo XVIII, estuvo a punto de terminar en una tragedia mayor que la pérdida del valor histórico de este espacio, que no es poco, al ser colindante con el colegio Sagrada Familia y albergar varias viviendas habitadas y locales de restauración. No hubo que lamentar heridos aunque sí uno de estos locales de hostelería sufrió daños graves que han provocado su, de momento, cierre de cara al público. La Policía Judicial investigará las causas del incendio aunque ya ha habido voces que se han apresurado a afirmar que fue provocado, afirmaciones que hay que poner en cuarentena hasta que las autoridades competentes ofrezcan algún tipo de información al respecto. En cualquier caso, este edificio de propiedad privada anudó la garganta de la historia de esta ciudad, que no es la primera vez que sufre un incidente de este tipo. Este Palacio fue propiedad del cantante italiano Carlo Broschi, Farinelli, y posteriormente pasó a manos del duque de Osuna. Sin embargo, la falta de ofertas ante una eventual venta por parte de los actuales propietarios ha provocado que durante muchos años el mantenimiento del edificio haya brillado por su ausencia. En 2012, parte de este palacio salió a la venta por algo más de cuatro millones de euros y, en la actualidad, un portal de Internet ofertaba su venta por 1,5 millones de euros. Los más puristas sostienen que el Ayuntamiento debería haber invertido en la compra pero, ante la situación de las arcas municipales y el elevado coste que supondría su restaruración no es extraño que en la Casa Consistorial ni siquiera se hayan planteado en los últimos años esta posibilidad. Ahora, su valor, evidentemente, tanto económico como histórico se habrá esfumado en gran parte entre las llamas, llamas que, por otro lado, no han sido las únicas que han iluminado el cielo ribereño. Tabién la pasada semana, y durante el fin de semana, uno o varios descerebrados se han dedicado a quemar contenedores, no se sabe si por algún tipo de patología o por simple diversión. El caso es que los bomberos han tenido una semana movida y la Policía continúa sobre la pista de este o estos pirómanos que nos deleitan con su falta de civismo, con su vandalismo y con su falta de sentido común. Porque no es que este tipo de incendios suponga un daño económico y material para la localidad, es que si no se controla a tiempo y los bomberos no actuasen con tanta efectividad, igual habría que lamentar daños irreparables en forma de vidas. No es tolerable que al incivismo en cuestión de limpieza que muestran muchas personas en esta ciudad se les sumen ahora estos energúmenos sembrando el pánico. Aranjuez merece otro trato por parte de sus vecinos.

Sobre el Autor

avatar

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER