Publicado: Vie, Abr 27th, 2018

No es cuestión educativa, es civismo

Comparte
Tags

La delegación de Higiene Urbana ha comenzado a colocar, por la mayoría de zonas de Aranjuez, 220 papeleras en una campaña que aumentará las opciones para la gente cívica que guardaba aquello que quería tirar en busca de un lugar donde depositarlo y que disminuye la coartada de aquellos incívicos que argumentaban la falta de medios como excusa para tirar cualquier cosa al suelo sin un ápice de rubor. La entrada de InPar en el Gobierno municipal ha permitido que todas las delegaciones asuman un control más estrecho de su desarrollo, porque es obvio que con siete concejales no era fácil asumir un control total de todas ellas. La entrada al Ejecutivo de dos nuevos ediles ha permitido mucha más autonomía de control y una de las delegaciones que más lo agradece es, precismente, la de Higiene Urbana, algo que se puede comprobar en la eficacia de los trabajadores de la empresa de limpieza, el pasado sábado, al finalizar la Feria de Abril y en la inmediatez del servicio para adecentar las calles. Además del aumento de papeleras también se anunció hace unas fechas la sustitución de contenedores de basura en el municipio, que falta hace, y que en el nuevo pliego se incluirá de facto a algunos barrios que se habían quedado fuera en el anterior pliego simplemente por el mero hecho de no existir en el momento en el que se redactó. Sin embargo, todo el esfuerzo que Gobierno municipal y empresa de limpieza hacen por mantener limpia esta ciudad no servirá de nada si los ciudadanos que acostumbran a no preocuparse por el aseo urbano siguen en sus trece. Muchos de estos ciudadanos son gente muy joven a quienes parece que nada en este mundo les preocupa salvo su propia diversión, sin respetar los principios de civismo y de cordura. Se puede comprobar de manera muy sencilla pasando por zonas como los alrededores de la plaza de toros o por el barrio de Agfa cualquier lunes por la mañana, lugares donde se encuentra todo un vertedero de residuos como consecuencia del ya instaurado botellón. Y en este sentido, la Policía Local debería tener mucho que decir en este asunto puesto que el botellón es algo que está prohibido y el depósito de residuos urbanos en lugares que no son propicios, sancionado. Y si los vecinos saben dónde se producen estos botellones e, incluso, alguna carrera de coches que otra, la policía debería también conocerlo y actuar. Porque le cuesta mucho dinero a los vecinos mantener un servicio de limpieza que tiene que aumentar sus prestaciones por estas causas y porque, en este caso, el problema no está en la educación formativa. No parece necesario, como en otras cuestiones, enseñarle a los adolescentes que depositar basuras en la calle no está bien, ya lo saben. No se trata de una cuestión educativa sino de civismo y ahí, una parte de la juventud, principalmente, tiene mucho que aprender. Y algunos dueños de mascotas, también.

Sobre el Autor

avatar

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER