Publicado: jue, Abr 19th, 2018

Asumir la responsabilidad

Comparte
Tags

El escándalo destapado hace aproximadamente un mes sobre el Máster obtenido por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, en la Universidad Rey Juan Carlos está dañando la imagen y la reputación de una Universidad que, entre sus campus en la región, cuenta con el de Aranjuez. El pasado martes, Cifuentes renunciaba al máster de Derecho Público Autonómico y pedía disculpas a quienes pudiesen haberse sentido agraviados, aunque responsabilizaba a la Universidad de las presuntas irregularidades que ya está investigando la Fiscalía. Hay que tener cara dura para intentar mantenerse en el cargo como presidenta autonómica eludiendo toda la responsabilidad en este asunto amparándose en que lo único que no debió hacer fue aceptar todas las facilidades y la flexibilidad que le ofreció la Rey Juan Carlos para la obtención de dicho título. Cristina Cifuentes ha mentido en sede parlamentaria y también ante la opinión pública y eso, en cualquier país del mundo, tiene responsabilidades políticas que deben desembocar en la dimisión. La presidenta mintió porque afirmó haber realizado los exámenes y también haber defendido el Trabajo de Fin de Master ante un tribunal que ya se ha demostrado que nunca existió, al menos de manera legal. También exhibió para justificarse documentación con firmas falsificadas que, según ella, avalaban su verdad, una verdad que siempre ha tenido las patas muy cortas. Y por muchas facilidades que ofrezca la universidad hace falta tener la mente muy corta para no saber que sin asistir a clase, sin realizar los exámenes pertinentes, con falsificación de documentos y sin presentar el Trabajo Fin de Máster, lo que estaban haciendo era regalarle un título que al resto de alumnos les cuesta sangre, sudor y lágrimas obtener. Y eso, en la universidad pública, pagada con dinero de todos los ciudadanos, se llama prevaricación. Por supuesto que el personal universitario que permitió esta estafa debe asumir sus responsabilidades y acatar lo que dicte la ley, como tan cierto es que la presidenta regional de sobra sabe lo que ocurrió con su máster, igual que lo sabe el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que, de momento, pretende mantenerla en el cargo. La situación es muy grave y la indignación entre la comunidad universitaria así lo confirma, porque ya han empezado a aparecer las primeras consecuencias que derrumban el prestigio de las titulaciones que están obteniendo los alumnos, quienes ya han reconocido que hay empresas que están guardando sus currículum por el mero hecho de pertenecer a esa universidad, empresas que están poniendo trabas a la realización de las prácticas de estos alumnos o inversiones económicas externas que han quedado paralizadas ante esta situación. Si Cifuentes tiene un mínimo de dignidad, debe asumir la realidad y si no la tiene, al menos que lo haga por el bien de los alumnos que invierten mucho esfuerzo y que ven que, a día de hoy, sobre su universidad deambula una nube negra que les está martirizando.

Sobre el Autor

avatar

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER