Publicado: Vie, Abr 6th, 2018

¿Todos los muertos son iguales ante la ley?

Comparte
Tags

[ Héctor Anabitarte ] El poder de los muertos, el poder que tienen sobre los vivos: por respeto y además por miedo, ya se sabe que la culpa mueve montañas -Cuántas veces no se va a la residencia a visitar a mamá-. En la historia de los humanos la presencia de los muertos es muy significativa. Desde hace miles de años, muchos miles, los muertos han sido tratados con respeto, sus cuerpos han merecido una consideración especial. En Uganda, por ejemplo, los bagandas, la principal nación que vive en este país junto al Lago Victoria, cuando muere un hombre, a los quince días, se organiza una fiesta, que suele concluir en una orgía, y la comunidad decide que el hijo menor del muerto se convierte en ‘el padre’, y debe entonces ser respetado, es una manera de proteger al huérfano. Si es mujer su hija menor también se convierte en ‘madre’. Culturas, consideradas primitivas, resultan que son muy creativas, muy inteligentes, muy efectivas. Actualmente, cuando un inmigrante muere en el mar, tantos, o alguien es secuestrado o sufre un fatal accidente, todos los recursos del Estado (no siempre) y las ONG, Open Arms (Evitando la muerte de miles de personas), Cruz Roja, y otras se movilizan. Sabiendo que una persona ha perdido la vida se invierten todos los recursos posibles para que ese cadáver sea enterrado en un cementerio. Es una vieja costumbre, los muertos no son abandonados. Algunos animales hacen lo mismo: cuando una manada de elefantes, conducidos por la abuela, encuentran restos de un elefante, los entierran… En España, y en otros países, esta vieja costumbre no se respeta. Las cunetas están repletas de huesos humanos. Después de Camboya, el Reino de España ostenta el triste récord de ser el país con más desaparecidos del planeta. No faltan los que dicen que trasladar estos restos a un cementerio es… abrir heridas. ¿Qué heridas se abren?, ¿La de familiares y amigos de los muertos? Evidentemente, no. En todo caso no son heridas las que se abren, es constatar que se cometieron crímenes, y aunque no se pide buscar a los responsables de los mismos, ni sancionarlos, se podría documentar, al menos, que se cometieron crímenes. Los que dicen de no abrir heridas se ¿sienten culpables de algo? ¿Todos los muertos son iguales ante la ley? Defensa pone la bandera a media asta por la muerte de Jesús pero no se le ocurre por los que están en las cunetas. El 14 de Abril sería oportuno. El pasado, la memoria… “Los griegos no tenían ante sus ojos el futuro, sino el pasado. Es decir, que entraban de espaldas en el futuro… El olvido devora todo lo que te sucede, no es capaz de acción, no es capaz de éxitos, no es capaz de ocio placentero… La memoria es el modo de ser de lo que ya no es” (Michel Foucault).

Sobre el Autor

avatar

- Sindicalista, periodista, escritor y activista social. Vive en Aranjuez desde 2001. Es autor de varios libros y ensayos. Como periodista ha desarrollado su labor en Buenos Aires, Madrid, Barcelona, San Sebastián y Aranjuez. Participa activamente en la asociación de inmigrantes Hombro con Hombro.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER