Publicado: Vie, Abr 6th, 2018

Déficit histórico

Comparte
Tags

Aranjuez tiene un problema con el turismo y no precisamente por falta de visitantes, que los hay y muchos. Durante la pasada Semana Santa, más de 2.500 personas visitaron el Real Sitio para disfrutar de la semana de la Pasión, y eso que la ciudad no se distingue por estar entre las preferencias del ‘turismo religioso’. En la Comunidad de Madrid, desde la propia capital hasta lugares como Chinchón, Alcalá de Henares, Carabaña, Daganzo o Morata de Tajuña gozan de un prestigio en estas fechas del que no goza el municipio ribereño y, aún así, se ha recibido a un considerable número de visitantes que, sin embargo, no certifican la sensación de estar ante una ciudad turística. El turismo debe ocupar un lugar preferencial en la promoción y el desarrollo de la ciudad, y desde la delegación y desde asociaciones como ADINA están poniendo en marcha varias iniciativas para atraer visitantes que disfruten de una ciudad que sí es uno de los lugares elegidos en la Comunidad de Madrid para su disfrute. Durante el pasado mes de marzo se han registrado datos que avalan el crecimiento de visitas a la localidad. Casi 22.000 visitantes -3.000 más que al año anterior en el mismo mes- llegaron hasta el Real Sitio para degustar su belleza, pero el visitante se agarra a la historia y a la tradición para poner su mirada sobre las dependencias de Patrimonio Nacional cuando Aranjuez es mucho más que su Palacio Real o sus jardines, que deben seguir siendo elementos indispensables en la oferta para que el visitante pueda descubrir qué más cosas ofrece una ciudad que no solo se distingue por su realeza. Por lo tanto el problema no está en la falta de promoción o de visitantes sino en la oferta para que el turismo pueda ver más allá del Palacio, la Casa del Labrador o el Museo de Falúas y ahí, la cultura juega un papel importante, un papel que, parece, no están entendiendo los actores principales de esta historia. Durante la pasada Semana Santa la programación cultural, más allá de las procesiones o de las visitas guiadas a las iglesias de la localidad, ha brillado por su ausencia. Si se hace un esfuerzo desde la delegación de Turismo y se invierte para atraer visitantes, después hay que ofrecerles alternativas para que lleguen hasta el centro neurálgico de la ciudad y disfrutar de sus encantos, que son muchos y variados. La oferta culinaria, la arquitectónica, la histórica o la medio ambiental deben ser reclamos más que suficientes para que Aranjuez comience a distinguirse por algo más que por los asuntos de la monarquía que levantó este Real Sitio, pero para eso hay que ofrecerle al turista alternativas que le ayuden a conocer lo desconocido de esta parte de la ribera del Tajo. Hace unas fechas que se anunció el desarrollo de Aranjuez como ciudad inteligente con aplicaciones informáticas que ayuden a dar a conocer toda la oferta turística y cultural pero eso llevará tiempo y, mientras tanto, las autoridades competentes deben poner su esfuerzo para paliar un déficit histórico. ¿Cuál es la solución? Si la tuviésemos sobre la mesa no estaríamos escribiendo un periódico, estaríamos gobernando esta ciudad.

Sobre el Autor

avatar

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER