Publicado: vie, Mar 2nd, 2018

Una huelga necesaria

Comparte
Tags

El próximo 8 de marzo se celebrará la primera huelga de mujeres en España. Los colectivos feministas han promovido esta iniciativa y los diferentes sindicatos, dependiendo de la Comunidad Autónoma, han convocado diferentes paros que van desde la jornada completa hasta las jornadas parciales. No hay ninguna ley que prohiba a los hombres sumarse a este paro pero, como bien explican los colectivos que convocan, no es aconsejable que éstos no acudan a su lugar de trabajo, aunque sí es indispensable el apoyo y la presencia en las diferentes manifestaciones. Y no es aconsejable porque lo que se pretende es demostrar que si las mujeres dejan de trabajar el país se paraliza. Pero, ¿por qué motivo es necesaria esta huelga? El sistema capitalista está basado en el patriarcado y la brecha salarial entre hombres y mujeres que ocupan el mismo puesto y realizan el mismo trabajo evidencia que la explotación recae, básicamente, sobre la figura femenina. Las mujeres, en promedio, ganan un 23% menos que los hombres en puestos similares. Si nos vamos a la jubilación, la distancia aumenta hasta el 38%. Otra de las desigualdades radica en la dirección de las empresas en las que más del 80% de directivos son hombres. Según datos del INE, en la Comunidad de Madrid las mujeres presentan una tasa de actividad inferior a la de los hombres en casi 10 puntos porcentuales, más altas tasas de paro y menos tasas de empleo, encontrándose a más de 15 puntos de diferencia sobre el objetivo definido en la Estrategia 2020 que sitúa la tasa de empleo en el 74%. Otro dato revelador es que, desde 2012, más de 100.000 mujeres madrileñas menores de 35 años han desaparecido del mercado laboral, lo que indica una clara reducción de la población activa femenina y, más concretamente, entre las jóvenes. Dos de cada diez madrileñas tienen contratos parciales y representan más del 70% del total de trabajadores con esta modalidad contractual. No se desarrollan programas específicos para garantizar el cumplimiento de igualdad retributiva, no se facilita el acceso y la permanencia de la mujer en el mercado laboral y no se pone fin a la discriminación laboral. Tampoco se ha elaborado una ley de igualdad para equiparar el trato y las oportunidades y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, cuando se le cuestiona sobre estos asuntos afirma que es mejor no entrar en ellos. Pero es que, además, esta huelga no es estrictamente laboral, aunque sí es cierto que las diferentes circunstancias también afectan a este ámbito ya que, por ejemplo, el desigual reparto de las responsabilidades familiares, que recaen en muchos casos sobre las mujeres, también condiciona su vida laboral. También se reivindica el fin de la violencia machista. En España, en los últimos 14 años, más de 900 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o ex parejas y hay más de 13.000 denuncias mensuales por violencia machista. Todos estos datos deben servir para que la sociedad se detenga a reflexionar y, sobre todo, para que apoye esta iniciativa con el fin de acabar con las desigualdades, aunque éstas no sean entendidas por partidos como el PP o Ciudadanos, que no secundarán estas reivindicaciones por entender que son partidistas o que vienen desde las élites feministas.

Sobre el Autor

avatar

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER