Publicado: vie, Dic 15th, 2017

Constitución del 78, ¿celebrar o actualizar?

Comparte
Tags

La agrupación independiente Acipa ha criticado que el día de la Constitución española no se celebre en Aranjuez el mismo día en el que se firmó, en 1978, para conmemorar un hecho que puso las bases de unas libertades y derechos que el dictador Francisco Franco había secuestrado durante cuarenta años. Es evidente que el hecho más importante de la historia moderna de España merece una celebración pero, ¿importa tanto que se celebre un día antes coincidiendo con la elección de la nueva Corporación infantil? Tal vez no haya un hecho más democrático que la elección, en este caso, de los representantes escolares de manera libre y que, durante el acto, el foco principal sea la propia Constitución, observada desde un punto de vista que los adultos miran desde otro prisma. La Constitución española es la base de nuestra democracia y su celebración un motivo que recuerda que tenemos unos derechos y unas libertades pero, ¿no sería más productivo trabajar para que se cumpla? Hay determinados artículos, aunque suenen a tópico, que los dirigentes de este país no están respetando, como el derecho a una vivienda y a un trabajo dignos. Y si fundamental resulta que las instituciones pertinentes de este país incidan en su cumplimiento, mucho más importante es que se trabaje por actualizarla. No es entendible que haya un gran número de personas que no participasen en su día, por motivos de edad, lógicamente, en la votación que la aprobó. Los llamados ‘Padres de la Constitución’ hicieron un trabajo enorme que hay que agradecer. Que tanta ideología encontrada consiguiese ponerse de acuerdo en un momento tan delicado no puede ser más que motivo de reconocimiento y alabanza pero ¿no ha llegado el momento de acomodar la Constitución a los tiempos que corren? Sería mucho más lógico que la Sanidad y la Educación, por ejemplo, estuviesen ‘blindadas’ en ese documento, o que la corrupción política no pudiese escudarse en los aforamientos para salvaguardar, por ejemplo, a un partido político, que gestiona este país, y que está imputado, como tal, por corrupción. Y si vamos un paso más allá, ¿no sería lógico que un país decidiese de manera democrática si quiere seguir siendo una monarquía parlamentaria o convertirse en una república? Los españoles son los dueños de este país y si se quiere celebrar la Constitución hay que hacerlo con todas las consecuencias para garantizar que el documento que rige los derechos y las libertades de los ciudadanos es aprobado por los mismos. Las cosas han cambiado desde el 78 y la sociedad y sus necesidades no son las mismas que entonces y como tal hay que entenderlo, porque la Constitución española no es un documento perfecto y, sin embargo, sí es, de algún modo, el que hace cumplir las leyes. Celebremos su efeméride, sí, pero mucho mejor sería celebrar que, después de tanto años, se vuelvan a sentar las bases de un texto que debe ser referencia en la convivencia de un país.

Sobre el Autor

avatar

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER