Publicado: Vie, Oct 27th, 2017

Contra el vicio de pedir…

Comparte
Tags

El Pleno es el órgano de máxima representación política de la ciudadanía en el gobierno municipal. Todos los grupos debaten y aprueban o deniegan propuestas de manera democrática para tratar de aplicar iniciativas que mejoren la calidad de la vida de la ciudad. Cada mes, de manera ordinaria, exceptuando el mes de agosto y dejando aparte las sesiones extraordinarias, los grupos políticos presentan propuestas más o menos vehementes; sin embargo, en Aranjuez en la presente legislatura se están poniendo sobre la mesa algunas propuestas que deberían estar arropadas por documentación que nunca, o casi nunca, se adjunta. Dice el refrán que contra el vicio de pedir está la virtud de no dar, y en algunas ocasiones, esta afirmación sostiene el argumento que se esgrime para no votar a favor una iniciativa que, a primera vista, puede ser atractiva y beneficiosa para la ciudad. Por ejemplo, la construcción de un polideportivo en el barrio de La Montaña o la puesta en marcha de una escuela de teatro, dos iniciativas que, en un principio, resultarían positivas en el desarrollo de una ciudad y que, sin embargo y debido a la situación económica de la misma, no parecen viables. El pleno las puede aprobar en una votación mayoritaria y el Gobierno de turno verse en la obligación de afrontar su puesta en marcha, porque el mandato de pleno es soberano pero, ¿existe un informe técnico, social y económico que avale estas propuestas?, no; y debería exigirse, por ley, esta documentación a quienes presentan este tipo de propuestas puesto que son ellos quienes pretenden llevarlas a cabo, de lo contrario estos proyectos tropezarán en la quimera de lo imposible, por muy aprobados que resulten. Sin embargo, si el grupo que se aventura a su solicitud adjunta un informe de los técnicos municipales, que están a su disposición, elabora un análisis económico y propone el número de trabajadores municipales, ya en nómina, que pueda desarrollarlas no habrá grupo que pueda oponerse de manera lógica a su puesta en marcha. La política municipal debe sostenerse en la calidad de quienes la representan y ésta no puede caer en la simpleza de proponer grandes infraestructuras de un gran coste económico para las arcas de una ciudad, que están con telarañas, sin un estudio previo en profundidad. También debería haber un estudio sobre si son propuestas que la ciudadanía necesita o si son simples sugerencias de algún vecino que sale al encuentro de los políticos en la calle para trasladar sus inquietudes sobre algún asunto en particular, porque no estamos hablando de instar al gobierno estatal o al regional a que aplique cualquier medida, estamos hablando de propuestas que necesitan una gran inversión económica, en algunos casos, o de infraestructura en materia de personal y organizativa en otras. En el asunto de la escuela de teatro, Aranjuez Ahora ha cambiado el sentido de su propuesta proponiendo un estudio previo sobre su puesta en marcha e, incluso, ver la posibilidad de que sea la Universidad quien lo incluya como módulo, una rectificación que entiende el sentido de presentar propuestas que conlleven inversiones económicas o personales porque si no, cualquier día saldrá quien proponga que el Real Aranjuez necesita un estadio de 80.000 personas para jugar al fútbol… y lo mismo hasta se aprueba.

Sobre el Autor

avatar

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER