Publicado: Vie, Jul 21st, 2017

¿Nacemos… buenos?

Comparte
Tags

[ Héctor Anabitarte ] Un amigo, preocupado, dice que un día, cuando llevaba en el coche a su hijo, había ido a buscarlo a la escuela, éste le comentó que esa mañana un grupo de sus colegas, y él, se negaron a besar a una compañera negra. Mi amigo se enfureció, le riñó, poco faltó para que le hiciera resonsable de la esclavitud que sufrió África durante siglos y que de alguna manera hoy perdura disfrazada. La riña fue tan despiadada que el niño, siete años, lloró. Mi amigo entendió que se había pasado, que su hijo no inventó el racismo. Intento explicarle, con algo de pedantería, fruto de mis cotidianas visitas a Google -me olvido de ir a la biblioteca municipal-, que en el planeta apareció la vida hace más o menos dos mil millones de años, fue un proceso complejo, y mucho después en algunos árboles en África, aparecieron unos animales que se habían organizado de manera jerárquica, un macho alfa, que mandaba a toda la tribu sin buscar ningún consenso, oprimiendo a hembras, crías y a machos jóvenes, que cuando el jefe se hacía mayor o enfermaba, se apresuraban a expusarlo y/o matarlo; lo de ‘matar al padre’ freudiano, en este caso, no tiene nada de simbólico y es literalmente cierto.  Leo, en Google, que a uno de estos jefes destituido, a los cinco años de destierro, se le ocurrió, volver, ingenuo. Lo mataron y además se lo comieron. De ahí venimos y no de los bonobos, que bajaron de otros árboles en el Congo: cuando un macho, se hace el macho, se juntan cinco o seis hembras y lo ponen en su sitio: no te pases, tu paternidad no te da estos derechos abusivos, parecen decirle. Mi amigo considera que cuando nacemos somos… buenos, grave error que nos viene del buen Rousseau (acertó más Hobbes cuando acuñó aquello de ‘El hombre es un lobo para el hombre’). En este caso conviene citar eso de la herencia recibida. De allí la importancia de la educación, de reprimir esa herencia que nos acompaña con tanta persistencia, y no cualquier educación. Si papá cuando ve futbol en el salón grita ‘negro de mierda’… estamos también educando, maleducando. Zapatero logró sacar aquello tan útil y necesario de la asignatura  Educación para la Ciudadania y en cuanto el Partido Popular llegó a la Moncloa, se apresuró -sí se apresuró- a eliminarla diciendo que era ideológica. ¿Es que hay alguna educación que no sea portadora de ideología? No me corresponde hablar de este asunto con el niño en cuestión. ¿Qué pensará? Se preguntará qué le pasa a papá con las negras. El enemigo vive en casa, habita en nosotros mismos, aunque no nos demos cuenta. Cuidado.

Sobre el Autor

avatar

- Sindicalista, periodista, escritor y activista social. Vive en Aranjuez desde 2001. Es autor de varios libros y ensayos. Como periodista ha desarrollado su labor en Buenos Aires, Madrid, Barcelona, San Sebastián y Aranjuez. Participa activamente en la asociación de inmigrantes Hombro con Hombro.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER