Publicado: Vie, Jul 7th, 2017

Nunca hubo tanto de todo

Comparte
Tags

[ Héctor Anabitarte ] Nunca hubo tanto de todo… pero nunca ese tanto ha estado tan mal distribuido. Alimentos: se producen tanto que el hambre que afecta a más de mil millones de personas resulta absurda, difícil de comprender. En España un tercio de los menores están desnutridos y simultáneamente la obesidad se ha convertido en un problema de salud pública. Por otra parte la producción industrial de alimentos, dos de sus consecuencias es el derroche insensato de los mismos, y esta producción está afectando a millones de pequeños productores, y este proceso disparatado contribuye a estimular el cambio climático. Según las Naciones Unidas este cambio que niega Trump y no sóloTrump, ha obligado a diez milones de personas a abandonar sus hogares en donde vivían desde hacía muchas generaciones. En otras etapas de la humanidad el hambre se debía a la escases, a no disponer de la tecnología adecuada, pero esta hambre por primera vez es diferente. Los fertilizantes productos de las industrias químicas, los transgénicos, el uso de combustibles para la maquinaria agrícola, contribuyen a incrementar el cambio climático. Los pedos de las vacas también contribuyen pero resulta imposible evitarlo. Fabricar vacas, cerdos, resulta muy contaminante, y el hambre no ha disminuido de manera significativa. Se destruyen tierras muy fértiles plantando sorja para alimentar animales cuyas carnes se cotizan muy bien. Resulta peligroso no admitir hacia donde se dirigen los humanos. Eso de la globalización… es cierto. Toda la actividad humana está estrechamente vinculada. La alimentación y el cambio climático exigen soluciones que son comunes. Se producen alimentos que contaminan, empeoran la situación que sufre el medio ambiente, y este empeoramiento repercute negativamente en la necesidad de comer. Todos los países se tienen que enfrentar a un desafío mucho más importante que en cualquier otra circunstancia, y esto no se resuelve limitándose a reciclar en los contenedores de la esquina. Cambiar la tendencia actual, que debería provocar más alarma social y gubernamental, no es fácil, pero de lo que se trata es la posibilidad o no de que la especie siga presente en el planeta. Y eso de ir a Marte, ya se verá.

Sobre el Autor

avatar

- Sindicalista, periodista, escritor y activista social. Vive en Aranjuez desde 2001. Es autor de varios libros y ensayos. Como periodista ha desarrollado su labor en Buenos Aires, Madrid, Barcelona, San Sebastián y Aranjuez. Participa activamente en la asociación de inmigrantes Hombro con Hombro.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER