Publicado: Mie, Abr 12th, 2017

Encrucijada de confianza

Comparte
Tags

La no aprobación de la propuesta que presentó el Gobierno municipal, en sesión plenaria extraordinaria, para que el Ayuntamiento se adheriese al plan ofertado por el Ministerio de Hacienda con el objetivo de ampliar el periodo de carencia y facilitar así el pago de los créditos, solicitados por el PP en la anterior legislatura, ha hecho que los socialistas se planten. Se lo juegan a todo o nada sosteniendo el argumento de que no están dispuestos a seguir jugando a un juego al que, principalmente, le vienen sometiendo los partidos que posibilitaron su investidura, haciéndoles creer que las negociaciones llegan a buen puerto para en el último instante cambiar el sentido de los votos. Estas decisiones, que se han repetido en otras ocasiones, han hecho madurar una posibilidad que muchos ciudadanos vienen cuestionándose desde hace tiempo: “si quienes posibilitaron el gobierno no van a conceder nada, mejor irse a casa y que tome las riendas otro”. Y esto es lo que parece haber decidido el Partido Socialista, que lejos de marear la perdiz ha optado por someter la aprobación del presupuesto a una cuestión de confianza, o lo que es lo mismo, “o me aprueban lo que ya hemos negociado durante semanas o que presenten una moción de censura porque ante la imposibilidad no se puede gobernar”. La hipótesis de que ninguno de los dos partidos que facilitaron la investidura quiso hacerlo en su momento cobra cada día más fuerza. Solo la presión popular y la encrucijada de decidirse por un gobierno socialista o hacerlo por otro popular hizo que unos votasen “con la nariz tapada” y otros “sin facilitar ningún cheque en blanco”. Pero de este callejón no es fácil salir porque la suma de concejales dictaminó que 13 tuviesen tintes de izquierdas y 12 de centro o centro derecha y la encrucijada sigue ahí, porque no parece haber más opciones, al menos en esta legislatura, que un gobierno del PSOE o uno del PP. En Aranjuez Ahora ayer desestimaron la opción de un Ejecutivo popular, al menos por su parte, por lo que la responsabilidad de decidir en ese sentido queda en manos de In-Par, cuyo presidente ya tiene cierta experiencia en aquello de pactar con los de enfrente. No descartan, sin embargo, en la candidatura ciudadana gobernar con un hipotético apoyo del PP; “lo consultaríamos con la asamblea”, aunque haga bastante tiempo que no existe tal asamblea ni que tampoco se haya vuelto a formar coordinadora alguna después de la dimisión en bloque de la misma. El caso es que con más o menos razón, con más o menos argumentos, con más o menos delicadeza, el Gobierno ha puesto el cargo sobre la mesa porque el presupuesto de un Ayuntamiento es herramienta indispensable para su gestión y cada gobierno ha de hacerlo con una política determinada y con una manera muy personal de entender la ciudad. No se discute cuál es mejor o cuál es peor pero lo que no tiene lógica es que a mitad de la legislatura se siga con los mismos presupuestos prorrogados del anterior Ejecutivo.

Sobre el Autor

avatar

- Diseñador gráfico del Semanario MÁS.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER