Publicado: Vie, Abr 7th, 2017

Una inversión de cinco millones

Comparte
Tags

El Grupo Cortefiel, una de las principales compañías europeas en el sector del Textil, anunció en marzo del pasado año una inversión de 5 millones de euros en su planta de Aranjuez durante los dos años siguientes. Con esta inversión, la compañía suponía un crecimiento de casi 8 millones de unidades en volumen de negocio en su fábrica ribereña. El revuelo, que desencadenó incluso en una manifestación reivindicativa de la ciudad arancetana en la plaza del Ayuntamiento, obedecía al anuncio del traslado de la sección e-comerce hasta Tarancón, haciendo sonar las alarmas ante una posible huída de la multinacional hacia tierras conquenses. Sin embargo, la gerencia de la empresa confirmó al equipo de Gobierno que el movimiento se debía, exclusivamente, a una “decisión empresarial de posicionamiento” que no afectaría ni a los puestos de trabajo ni a la producción de la planta en Aranjuez donde, explicaron, se invertiría hasta cuatro veces más que en Tarancón. Los ánimos se apaciguaron y todas las instituciones, -Ayuntamiento, empresa y sindicatos-, se emplazaron a convocar la comisión de seguimiento periódica que durante varios años había estado desaparecida. El objetivo, controlar que los acuerdos firmados en el momento del desembarco de la compañía en Aranjuez se están cumpliendo. Ese acuerdo, principalmente, obedece al mantenimiento de un número mínimo de puestos de trabajo, que según anunció la pasada semana el concejal de Empleo, Óscar Blanco, y que ha corroborado el también concejal de Aranjuez Ahora y presidente del Comité de Empresa, Alfonso Sánchez, se están cumpliendo. No obstante, Sánchez ha puesto bajo sospecha que durante los dos últimos meses se han perdido 10 puestos de trabajo indefinidos, aunque la plantilla siga entre los límites para que el acuerdo siga vigente. Hace bien el concejal sindicalista en vigilar de cerca los movimientos de la empresa, entre otras cosas porque como miembro de la comisión de seguimiento y presidente del comité de empresa ostenta esas responsabilidades, también como concejal del Ayuntamiento; sin embargo es pertinente que, además de velar por los puestos de trabajo y por la viabilidad de la planta de Aranjuez, las instituciones pidan cuentas sobre esa inversión de cinco millones que se anunció como respuesta a las dudas suscitadas. Ha pasado un año y, al menos públicamente, nadie ha aclarado si se ha invertido cantidad alguna de lo anunciado o no. Lo único que se ha podido saber es lo anunciado por Blanco la pasada semana, que el número de puestos de trabajo aún está dentro de lo acordado. Pero, ¿por qué no se ha ido más allá? Todo hace indicar que durante esa comisión nadie se acordó de la inversión prometida, y si se acordaron y estuvo el asunto sobre la mesa poco o nada sacaron en conclusión los afectados porque, de lo contrario, lo habrían anunciado de manera positiva. Si todos los movimiento que se hacen de manera sibilina van llegando al mismo puerto, al final el volumen de trabajo en la planta de Aranjuez irá disminuyendo y podría servir como coartada ante el temido traslado a la planta de Tarancón. La pérdida de empleo industrial y la paulatina marcha de las principales empresas de Aranjuez en los últimos años hacen que la fiabilidad de la palabra quede en entredicho. No debería el Gobierno conformarse con que los límites de los puestos de trabajo se mantienen dentro de la ‘zona acuerdo’, debería ir mucho más allá no sea que vuele el pájaro a otro nido.

Sobre el Autor

avatar

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER