Publicado: Vie, Mar 24th, 2017

Antonio Martín [ Fotógrafo ]: “El reportaje de boda engloba todas las disciplinas de la fotografía”

Comparte
Tags

Antonio Martín siempre lleva su cámara encima, “por lo que pueda surgir” o porque simplemente le gusta hacer fotos “para desconectar”, fotos que no formarán parte de ningún reportaje pero que le sirven para mejorar, probar nuevas tendencias. “Ahora está de moda el ‘street photography’ pero yo llevo muchos años saliendo a hacer fotos por Aranjuez”. Su formación y la experiencia acumulada durante años le ha permitido obtener galardones como el primer premio Nikon FIOF en Italia, el Premio internacional Foro de Fotógrafos, ser finalista en el Masters Hasselblad 2014, tener el título Master Photographer 2017 por WPPI -la asociación mas importante en fotografía de boda en EEUU-, obra en la Colección de Honor de la Federación española de fotógrafos profesionales, ser finalista LUX de la Asociación de Fotógrafos Profesionales de España, tener una fotografía seleccionada entre las favoritas de los editores en el concurso de National Geographic en 2012, varias menciones de honor en los IPA de EEUU, el segundo puesto en album completo en EEUU Las Vegas 2013 o, más recientemente, la nominación como finalista al Mejor Fotógrafo Europeo del Año.

¿Qué significa estar nominado a mejor fotógrafo europeo del año?

Siempre hace ilusión ser finalista en esta clase de premios, porque significa reconocimiento y prestigio pero, lo más importante, es que como fotógrafo creces mucho, porque hay mucha competencia con profesionales de todo el mundo que son muy buenos.

¿Cómo se barema en este tipo de premios?

Hay un jurado que puntúa las fotografías sobre 100 y para tener un reconocimiento, es decir, que la fotografía tenga algún tipo de premio, tiene que superar los 80 puntos. Por ejemplo, en el Master de Las Vegas tienes que conseguir una serie de puntos en varios años y eso no es fácil porque se presentan miles de fotografías y el nivel de exigencia para los jueces es muy alto, pero es algo lógico porque la inmensa mayoría son buenas fotos y de esa manera le dan valor a ese reconocimiento. Pero lo más importante es que te ayuda a crecer profesionalmente y, además, me ha permitido conocer a grandes fotógrafos y hacer buenos amigos dentro de mi profesión con los que acabas compartiendo conocimientos.

¿En todas las competiciones se puntúa igual?

No, hay algunas, como por ejemplo una en Estados Unidos que se llama ‘Dispara y comparte’ que es una competición abierta, en la que la gente vota a través de una web, no lo valoran profesionales pero sí es cierto que quedar dentro del Top 100, como he quedado yo en los dos años que he participado, llegando incluso a meter una fotografía en el Top 20, en un concurso en el que el año pasado participaron cerca de 250.000 fotos, es también un reconocimiento del público. Votó gente de más de cien países, más de 50 millones de votos, una barbaridad. De todas formas yo siempre digo que la mejor valoración es la del cliente cuando le entregas el trabajo, pero para ir creciendo en ese aspecto tienes que crecer en el otro.

¿Cuándo se despierta en ti el fotógrafo que llevas dentro?

Hace muchos años, un verano en el que estaba estudiando Arquitectura y empecé a sertir inquietud por el mundo de la fotografía. Siempre me ha gustado la pintura y cuando estudiaba Arquitectura me gustaba el análisis de formas, crear. Cuando empecé lo hice con cámaras normales, que no eran profesionales, pero salían fotos que me gustaron mucho y por ahí me entró ese ‘gusanillo’. Luego, una vez que ya decidí que quería ser fotógrafo ya es cuestión de formarte e ir adquiriendo equipos.

Una de tu especialidades es la fotografía de boda…

Me gustan todas las disciplinas dentro de la fotografía, tengo algún premio, incluso, de fotografía subacuática pero la verdad es que la fotografía de boda lo engloba todo, ahí están todas las variantes. A mi me gusta trabajar todo tipo de fotografías y la boda las reúne todas; ahí está el retrato, la arquitectura, el paisaje, el fotoperiodismo, moda… para hacer un buen reportaje de boda tienes que dominar antes todas esas disciplinas. Uno tiene su propio estilo pero tienes que dominar todos los aspectos si quieres acabar haciendo un buen trabajo.

Sin embargo puede parecer que todas las bodas acaban cayendo en la monotonía, ¿cómo se mantiene la frescura?

Porque todos los novios son distintos y la manera de cada uno de ellos de enfocar el día de su boda es diferente. También para mi es una ventaja salir a hacer reportajes en diferentes puntos de España, eso te ayuda porque te permite conocer otros escenarios, con otras historias detrás y, además, -que no se me enfaden los hosteleros-, actualmente las bodas tienden a tener menos invitados y eso es una ventaja a la hora de hacer un reportaje. Te tienes que implicar en esa historia que estás viviendo, porque si lo sientes, el reportaje fotográfico será mucho mejor.

¿El fotógrafo sale a buscar una fotografía o se la encuentra?

En las bodas te las vas encontrando, pero tienes que verlas porque de algunos sitios que, a simple vista, pueden parecer totalemente normales salen unas fotografías impresionantes. Cuando hago bodas en Aranjuez ya conozco los sitios pero cuando voy fuera no conozco el entorno, o la casa de los novios. Cuando llegas te lo encuentras y es ahí donde tienes que visualizarlo y tienes que aprovechar los elementos que haya, y si no, tienes que tratar de crearlos.

Estamos en la era digital, en la que está muy de moda el retoque fotográfico…

No me gusta la palabra retocar, la fotografía se procesa y se revela como se hacía antes. Puedes mirar grandes fotografías de fotógrafos muy prestigiosos en las que si ves el negativo ves que están muy procesadas, y eso no es nada malo, lo malo es hacer un mal uso de las herramientas de las que disponemos en el mundo digital.

En cuestión de formación, ¿cómo está el mundo de la fotografía?

Sería bueno que hubiese una formación más concreta al respecto, porque existe la carrera de Audiovisuales o algunas otras que pueden englobar esta disciplina pero no hay nada concreto. También sería importante que en los colegios se introdujesen ciertos conceptos formativos al respecto porque la sociedad ha cambiado y hoy en día todo es visual. Los niños deberían saber interpretar las cosas que están viendo porque ven imágenes por todos lados y al final acaban por ver lo que les interesa más o lo que les interesa menos y sería bueno que todo el mundo tuviese ciertas nociones para poder interpretarlo.

Sobre el Autor

avatar

- Diseñador gráfico del Semanario MÁS.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER