Publicado: Jue, Mar 16th, 2017

En las bambalinas de ‘El Manicomio de los Horrores’

Comparte
Tags

Rompe la mañana con un prólogo de primavera. Son las nueve de un martes cualquiera y he quedado con Anes en la puerta del Carlos III. Lo que para mi es rutina, para ella tiene un brillo especial. Hoy no hay función y puede llevar a Ana a la escuela. De la trivialidad que reina en un cumpleaños de niños descubrí que Anes formaba parte de uno de los espectáculos que más relevancia están teniendo en Madrid desde hace una década y desde entonces sentí la inquietud de conocer qué había entre las bambalinas de un show tan exitoso

‘Productores de Sonrisas’ puso en marcha hace diez años ‘El Circo de los Horrores’ como parte de un círculo al que siguió ‘Manicomio’ y cerró ‘Cabaret Maldito’. La compañía estará en la Puerta del Ángel de la Casa de Campo, con la segunda parte de la trilogía, hasta el 9 de abril y el éxito queda evidenciado en la dificultad para encontrar localidad, no obstante han ampliado fechas ante la demanda del público. ‘El Manicomio de los Horrores’ nos traslada hasta mediados del siglo XVIII, a un lugar tenebroso y aparentemente olvidado en el que se mezclan ingredientes tan imprescindibles como la adrenalina, el miedo y el humor para que el público disfrute de malabaristas, trapecistas, monologuistas, cantantes, equilibristas y payasos degenerados que, durante algo más de dos horas, trasladarán al espectador hasta el mundo de la locura.

Anes León

No proviene de una familia de artistas pero desde muy temprana edad su amor por la música y un talento innato para cantar provocaron que hiciese las maletas para que, desde su Elche natal, tomase rumbo a Madrid para estudiar en una de las academias más prestigiosas, la Montserrat Caballé. Hizo formación clásica y doce años de canto, disciplina de la que es profesora. Actuó en el musical de Cómplices, ‘Es por ti’, en el papel principal de Estrella, con el que fue nominada a ‘Mejor actriz protagonista’ en los Premios del Teatro Musical, en 2011. También interpretó a Aretha Franklin en el musical ‘Good Night, Whitney’. Con 17 años alguien la descubrió en un karaoke y le ofreció formar parte de una orquesta que estaba montando. A partir de ahí todo ha sido esfuerzo, sacrificio y dedicación para poder mostrar la voz prodigiosa que la caracteriza. Anes se enamoró de Aranjuez, donde ha residido durante varios años hasta que, por motivos de trabajo de su compañero, se trasladó a vivir a Seseña. “Pero nos encanta Aranjuez, somos unos enamorados de esta ciudad y, de hecho, tenemos a nuestra hija en el Carlos III. También mi hermano, que fue el primero en venirse, vive aquí y nuestro vínculo con esta ciudad es muy grande”.

El Manicomio de los Horrores

Anes se enroló en el Circo de los Horrores en la parte final de la trilogía, ‘Cabaret Maldito’. “En Manicomio es la primera vez que actúo pero cada uno de los espectáculos lleva su propia compañía, incluso hay momentos en el que los tres están representándose a la vez”. Anes entiende el ‘Manicomio de los Horrores’ como algo “que se sale del circo clásico, es más contemporáneo, con una temática característica que lo hace terroríficamente divertido”. Anes interpreta el papel de una monja, un personaje que gira, como todos los demás, alrededor de Nosferatu, interpretado por Suso Silva, director de la obra, que consigue con la caracterización una réplica casi exacta del personaje interpretado por Max Schreck en el clásico cinematográfico. “Mi personaje suele aterrorizar bastante pero cuando veo que alguien se asusta un poco más de lo habitual le doy la vuelta y lo hago con un tono más cómico”. Una de las características del espectáculo es la interacción con el público. “La primera media hora estamos muy cerca de la gente y ahí notas ese respeto que se tiene a los personajes porque vamos muy bien caracterizados y con un vestuario muy cuidado, que nada tiene que ver con un disfraz”. Antes de salir a escena hay un trabajo previo de caracterización en el que Anes emplea una hora. “Con la cantidad de actores que intervenimos es imprescindible que cada uno pueda automaquillarse. Al principio del estreno viene gente de maquillaje a formarnos para que podamos acabar haciéndolo nosotros mismos”.

Entre bambalinas

El espectáculo requiere una gran profesionalidad y, sobre todo, mucha concentración ya que “somos unas sesenta personas entre artistas de pista y staff técnico, lo que hace necesaria una gran coordinación”. Los técnicos, en un espectáculo de este tipo, adquieren una importancia vital ya que cada personaje, por ejemplo, necesita una iluminación específica. “Todo está muy ensayado, en el escenario tenemos nuestras marcas y sabemos dónde tenemos que ir para que esa iluminación sea precisa”. El ‘backstage’ es un espacio que tiene que estar muy controlado. “Es bastante amplio porque ahí están todos los aparatos que van a salir, el regidor, los ayudantes… y nosotros tenemos que estar siempre un número antes, el resto del tiempo estamos preparados en nuestros camerinos porque, además, están los malabaristas, equilibristas, que tienen que calentar y tienen ahí sus colchonetas y todo lo que necesitan para poder hacerlo”. Entre las bambalinas, los artistas siempre tienen a su disposición a los técnicos para poder superar cualquier imprevisto “porque te puede pasar, como me ha ocurrido a mi, que justo antes de salir tropieces, te caigas y pierdas un zapato”. Ante una situación así, “el espectáculo debe continuar así que sales con un solo zapato y acabas quitándotelo y actuando descalza, tienes que actuar con la mayor naturalidad posible y superar esos imprevistos”. Anes canta siempre en directo pero ante un eventual impedimento para salir a escena por lesión o enfermedad “mis canciones están grabadas, ya que si no puedo salir a escena por cualquier motivo el show no puede parar”. El desgaste de una jornada de función es grande. “Tengo que estar dos horas antes para probar sonido, maquillaje, calentamiento de la voz… además, la tensión agota mucho cuando acaba la función” pero para Anes “trabajar ahí es un regalo, un privilegio, porque estás trabajando con artistas que suelen ser los mejores del mundo en sus disciplinas y al final es una pequeña familia que genera que tengas experiencias que llevas grabadas a fuego en tu corazón”. El mayor privilegio para Anes “es que en un espectáculo así creces artísticamente cada día y, además, viajas por muchos lugares, actúas ante miles de personas…”. Lo único negativo para Anes es que aunque tenga la oportunidad de conocer mundo “siempre que viajo me alejo de mi hija y de mi familia y mientras actúas y recibes el aplauso estás muy metido pero cuando acaba la función te encuentras sola”. Próximamente saldrá de gira aunque aún no se han concretado las ciudades a las que llegará ‘Manicomio’ aunque Anes nos adelanta que en breve habrá una cuarta entrega de la saga que se llamará ‘Apocalipsis’ en el que, presumiblemente, también estará. En octubre, El Circo de los Horrores viajará hasta Los Angeles, California, en una gira “de la que tenemos que hablar en mi familia para poder estar juntos el mayor tiempo posible”.

El Circo del Hielo

No todo en ’Productores de Sonrisas’ gira alrededor del terror, tienen otro espectáculo, en el que también actúa Anes, que es el ‘Circo del hielo’, que se desarrolló durante las pasadas navidades y que hizo las delicias, entre otros muchos niños, de los del Carlos III. “Pasé del ‘Cabaret Maldito’ al ‘Circo del Hielo’, que me apetecía muchísimo. Nunca había trabajado con patinadores sobre hielo y fue una experiencia inolvidable por la propia compañía y porque ver la cara de los niños, con esa inocencia, que cuando aplauden se les ilumina la cara y les brillan los ojos, es algo excepcional”.

La llegada a la compañía

“Un día cualquiera me metí en Internet, en una página de trabajo para artistas, y vi que ‘El Circo de los Horrores’ necesitaba cantantes, pero de color, que cantasen rock, soul, jazz, música popular… y aunque yo soy bastante blanquita decidí mandar mi material porque no perdía nada. Por la tarde me llamó Suso Silva y me dijo ‘soy el director y creador de El Circo de los Horrores te voy a vestir de demonio y te voy a meter en mi infierno, ¿estás dispuesta a pasarte al lado oscuro?…’, me quedé un rato con la boca abierta y decidí pasarme al lado oscuro”.

Aretha y los Franklin

Anes es la solista del grupo Aretha y los Franklin, un grupo de música que nació en 2001. “Lo fundé junto con un gran amigo, Isidro Gosálbez, artista, pintor y músico, para hacer un tributo a Aretha y a la música soul con pinceladas de rock”. Cuando Anes está inmersa en su trabajo en el circo el grupo queda aparcado, “pero en cuanto tengo un parón me voy con ellos, porque adoro a ese grupo… son 16 años ya, son mis amigos de toda la vida, es como volver a casa para hacer lo que más me gusta”. El hecho de interpretar a Aretha en el musical de Whitney teniendo un grupo que rinde tributo a la artista “fue muy curioso porque ya tenía el papel muy interiorizado después de tantos años haciendo la música de Aretha, aunque sí tuve que ensayar la parte interpretativa…”.

Sobre el Autor

avatar

- Diseñador gráfico del Semanario MÁS.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER