Publicado: Vie, Feb 10th, 2017

Centro logístico: un sueño difuminado en el tiempo

Comparte
Tags

La propuesta solicitaba al Ministerio de Fomento que se licite de nuevo el diseño, la construcción y la explotación de este centro sobre el suelo que ADIF tiene en el Sector X del Real Sitio, una vez que su Consejo de Administración resolviera en junio de 2015 el contrato suscrito con Madrid Sur, sociedad encargada de desarrollar el proyecto. La iniciativa para la creación de este Centro Logístico Intermodal fue llevada a Pleno por el gobierno de Jesús Dionisio Ballesteros, que explica en estas páginas cómo surgió la idea y cómo la hizo suya el Ministerio que lideraba el socialista José Blanco. Sin embargo, el proyecto nunca se llevó a cabo aunque sí se iniciaron todos los trámites para ponerlo en práctica. Las fases ADIF anuncio en febrero de 2012 que este Centro Logístico se convertiría en la primera instalación ferroviaria intermodal en el sur de la Comunidad de Madrid, en una iniciativa público-privada que contribuiría a la mejora de la calidad de los proyectos, favoreciendo un mayor rendimiento económico y social de las infraestructuras optimizando los costes de financiación durante su vida útil. Para su puesta en marcha se diseñaron diferente fases que comenzarían con la creación de la Sociedad Mercantil Sur Logística Aranjuez, encargada de construir y explotar durante 25 años este centro. El Ayuntamiento de Aranjuez, por su parte, modificaría de manera puntual el Plan General de Ordenación Urbana en su sector X. En octubre de 2010, ADIF anunció la licitación del Procedimiento Negociado del contrato, constituyendo una sociedad que tendría por objeto “el diseño, la construcción y explotación del Centro Logístico de Aranjuez sobre suelo cedido por Adif (Madrid)”. La sociedad tendría un capital inicial del 25% con un plazo de entrega máximo de 300 meses. El importe mínimo de licitación ascendía a 23 millones de euros más IVA con dos fases: una primera de 13.800.000 millones de euros y una segunda con 6.300.000 euros. En el pliego de condiciones constaría que la participación privada podría suponer entre el 53% y el 76%. En mayo de 2011, ADIF anunció la existencia de una agrupación empresarial, formada por las sociedades Cointer (grupo Azvi), Lamaignere y Acotral, que estaban dispuestas a impulsar las actuaciones recogidas en el Pliego. En octubre de ese mismo año, la entidad dependiente del Ministerio de Fomento anunció la aprobación de la selección del socio para el diseño, construcción y explotación del Centro, concretado mediante una Sociedad Anónima formada por ADIF -47 % y capital social inicial de 4,5 millones-, Coionter, Lamaignere y Acotral. Madrid Sur En febrero de 2012, se constituyó la Sociedad Madrid Sur Logística Aranjuez, que desarrollaría el Centro Logístico intermodal, que dispondría de una superficie de 34 hectáreas, de las que 13 se destinarían a la zona de actividades logísticas, 8,5 a la zona intermodal y 12,5 para el resto de instalaciones técnicas. Según anunció ADIF en nota de prensa, “en el aspecto operativo, el Centro estará capacitado para la recepción y expedición de trenes de 750 metros de longitud y su tratamiento en la zona de carga y descarga sin necesidad de fraccionarlos, con una capacidad de manipulación de 115.000 UTI (Unidad de Transporte Intermodal) anuales y espacio de almacenaje inicial de 1.920 TEU (Unidad Equivalente de Veinte Pies). De esta forma, los actuales trenes de 750 metros que ya operan en el Corredor Valencia-Madrid se beneficiarán de las nuevas prestaciones del Centro”. Tras la constitución de la sociedad, se redactó el Proyecto Funcional de Remodelación del Centro Logístico de Aranjuez, antecedente directo al posterior Proyecto Constructivo. Unilever Ante el inminente cierre de Unilever, en abril de 2012, el grupo socialista instó al Ministerio de Fomento a acelerar la construcción del Centro Logístico para garantizar la viabilidad de la fábrica ribereña, presentando una propuesta que fue rechazada en Pleno por el Partido Popular, que recordó que aunque el proyecto estaba incluido en el Plan de infraestructuras del gobierno de Zapatero, Fomento tardó dos años en seleccionar a sus socios para el diseño, construcción y explotación, un retraso que para el entonces concejal popular, Fernando Gutiérrez, resultó “injustificado” propiciando que Aranjuez perdiese “un tiempo precioso para su recuperación económica”. Después de aquella acción, los socialistas ribereños presentaron una propuesta a pleno sobre la construcción del Centro Logístico, pero el Partido Popular presentó una moción por el turno de urgencia en la que eximía de responsabilidades a Fomento y a la Comunidad de Madrid. En abril de ese mismo año, el ex alcalde socialista y diputado en la Asamblea de Madrid, Jesús Dionisio Ballesteros, lleva el asunto al pleno madrileño ante la comparecencia del consejero de Economía, Percival Manglano, al que solicitó “su implicación en que el Centro Logístico del Cerro de la Linterna sea una realidad cuanto antes, ya que puede ser fundamental para la continuidad de Unilever en Aranjuez”. Por otro lado, el portavoz del Partido Socialista en la Comisión de Fomento, Rafael Simancas, preguntó en el Congreso de los Diputados por las inversiones previstas por el Gobierno España para el Centro Logístico, así como por las iniciativas emprendidas por Ministerio de Industria para evitar el cierre de Unilever en Aranjuez. En junio de 2012 se elevó a pleno la aprobación provisional de la modificación del PGOU, que consistiría en la construcción de una infraestructura destinada a albergar la actividad de transbordo de contenedores entre los medios de transporte por carretera y ferrocarril, ubicada en una parte del suelo del sector X en la que no se requería tramitación urbanística alguna y en la cual trabajarían ADIF y la empresa adjudicataria de la concesión, Madrid Sur Logística Aranjuez, en coordinación con los servicios técnicos municipales, para definir el proyecto de urbanización y poder iniciar las obras lo antes posible. Paréntesis Tras un periodo de más de dos años, en enero de 2015, el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid aprobó definitivamente la modificación puntual del PGOU que permitía ampliar la red de estructura ferroviaria para implantar el Centro Logístico en suelo propiedad de ADIF. Esto suponía la modificación puntual para la ampliación de la red estructurante ferroviaria, por lo que informaron a una gran cantidad de entes y organismos públicos así como privados (Hidrocarburos, Gas Natural, Enagás…). El objetivo era calificar como red pública destinada a Infraestructura Ferroviaria los terrenos de ADIF y redefinir la Ficha de Planeamiento del Sector X con el fin de que se pudiera desarrollar las actuaciones. Esta previsión supondría un incremento de suelo destinado a Red Estructurante (135.215 m2 de incremento) para la implantación del Centro y una disminución de la edificabilidad lucrativa privada del sector, estimada en 65.842 m2 edificables. El fin del Cento Logístico A finales de 2015, el actual equipo de Gobierno liderado por Cristina Moreno anunció que el Consejo de Administración de ADIF había decidido resolver el contrato para el diseño, la construcción y la explotación del Centro Logístico de Aranjuez. La alcaldesa ribereña acusó a ADIF de “mentir” a los representantes institucionales del Ayuntamiento en una reunión celebrada 17 de noviembre en la que se les confirmó que “el proyecto seguía adelante”. La decisión de rescindir el contrato ya se había tomado el 31 de julio y se les había comunicado a la empresas el 18 de octubre. En su día, para apostar por un proyecto que serviría para un desarrollo industrial que podría beneficiar a Aranjuez con 1.500 puestos de trabajo directos e indirectos, desde el Ayuntamiento se renunció al 10% del aprovechamiento del suelo que marca la ley, “un 10% que se ha esfumado, igual que el Centro Logístico Intermodal, y que podemos estimar en un millón de euros”, explicó la primera edil socialista.

Así se fraguó el Centro Logístico e Intermodal de Aranjuez: un proyecto crucial para nuestra ciudad

JESÚS DIONISIO BALLESTEROS [ Alcalde de Aranjuez cuando esto ocurría ]

A solicitud de este semanario, voy a rescatar del olvido la historia de cómo, fruto de la confluencia de una necesidad, un olvido político inadmisible y una oportunidad, conseguimos para Aranjuez el Centro Logístico e Intermodal que alguien, más tarde, nos quitó. La necesidad de obtener suelo industrial El Plan General de Urbanismo del 96, un mal plan que se había gestionado aun peor, hacía casi imposible la obtención rápida de suelo industrial ya que el desarrollo del poco suelo que había calificado dependía exclusivamente de la voluntad de sus propietarios. Por eso, ante la necesidad urgente de disponer de suelo industrial para facilitar la ubicación de Cortefiel y atender otras demandas nos decidimos a impulsar, a través de la Sociedad Local del Suelo y la Vivienda, el desarrollo del Cerro de la Linterna y la zona contigua, ocupada por las instalaciones ferroviarias. Esto nos permitió hacerle entender a los responsables de ADIF que tenían la obligación de desarrollar un suelo que hasta entonces permanecía olvidado, iniciándose, en la segunda mitad de la legislatura 2003-2007, un proceso que permitiría incorporar, más adelante, a Aranjuez al programa impulsado por el gobierno de Zapatero para potenciar el transporte ferroviario de mercancías. Se olvidaron de Aranjuez y de su tradición ferroviaria Por otro lado, cuando se elaboró el Plan de Infraestructuras Logísticas de la Comunidad de Madrid por el gobierno del Partido Popular se olvidaron de las posibilidades estratégicas que ofrecía nuestra ciudad. ¡Aranjuez no existía para los responsables de su elaboración! Algo inaudito dado que nuestro municipio acoge históricamente uno de los nudos ferroviarios más importantes de la región para canalizar el transporte ferroviario hacia el sur y hacia el levante español. Esto nos situaba en clara desventaja en relación a otras áreas que si se contemplaban en los planes del gobierno regional, afectando muy negativamente a nuestras posibilidades de desarrollo industrial. Argumento que, más tarde, pusimos en valor cuando se nos presentó la oportunidad. Poner en valor tu municipio y aprovechar la oportunidad Y la oportunidad llego en el año 2009. José Blanco, tras su nombramiento como Ministro de Fomento, tuvo a bien reunirse con una representación de compañeros del partido que manteníamos distintos cargos institucionales u orgánicos para conocer su opinión sobre la situación, en sus respectivos territorios, de aquellas cuestiones que tuvieran que ver con sus nuevas competencias. En esa reunión se habló de la importancia de reforzar el transporte ferroviario de mercancías y del compromiso del ministro por impulsar un programa que lo hiciera posible. Tomé nota y trabajamos para convencer al ministro y a ADIF de la necesidad y oportunidad de contar con las infraestructuras de Aranjuez para ese programa. No fue fácil, entenderán que muchos lo querían y aunque la competencia fue dura, trabajamos bien y el 13 de mayo de 2009 ADIF nos comunica ya la intención de incluir Aranjuez en el programa de colaboración público-privada para ejecutar una serie de infraestructuras logísticas vinculadas al transporte ferroviario de mercancías. A partir de ese momento tuvimos que reorientar los trabajos que SAVIA estaba realizando para el desarrollo del Cerro de la Linterna y forzar a ADIF a que concretase y garantizase que ese cambio, que lógicamente contravenía lo acordado y realizado hasta ahora, estaba justificado y beneficiaria a Aranjuez. Tras una reunión personal con el ministro unos meses más tarde, me comunicó que Aranjuez acogería la primera instalación del Plan Extraordinario de Infraestructuras de la Comunidad de Madrid. El 15 de octubre de 2010, el Ministerio de Fomento hacía público a través de una nota de prensa oficial que se había abierto ya el concurso público para la selección de los socios que terminaría un año después con la selección del grupo Azvi. El Centro Logístico estaba en marcha y Aranjuez recuperaba su espacio en el mapa logístico de la Comunidad de Madrid y de España. O al menos así debería haber sido. Esto suponía, además de la creación de un número importante de puestos de trabajo, una ventaja competitiva muy importante respecto de otros territorios a la hora de atraer actividad económica e industrial. Hoy, una vez más, el trabajo y el esfuerzo realizado por tantas personas para situar a Aranjuez en el lugar que merece se han visto dilapidado y las ilusiones de una ciudad, de nuevo, truncadas por la decisión absurda de los mismos que nos habían dejado fuera del Plan Logístico de la Comunidad de Madrid. ¿Lo vamos a dejar así?

Sobre el Autor

avatar

- Diseñador gráfico del Semanario MÁS.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER