Publicado: Vie, Nov 18th, 2016

En el alma de un libro escrito a dos manos

Comparte
Tags

La editorial Tandaia acaba de publicar ‘Semillas de ceniza’, una novela de Luis M. Moreno y Jesús Valbuena que narra la realidad de un centro de internamiento de menores. La novela es el segundo trabajo conjunto de estos dos escritores ribereños que ya saborearon las mieles del éxito con ‘Héroes de papel’, un trabajo que fue galardonado en el IX Certamen de Creadores por la Paz y la Libertad de Sevilla.
¿Qué vamos a encontrar dentro de ‘Semillas de ceniza’?
Se puede decir que la novela que encaja en el género negro pero que no rehúye de la realidad que se esconde tras los muros de un centro de internamiento de menores en el que quedan encerradas las vidas complejas de los internos y también las ilusiones de los educadores que se encargan de los primeros.
¿Se intenta plasmar en la novela la crudeza de este tipo de centros?
LM: Nos parecía un buen entorno en el que ambientar una historia de intriga. Pero la verdad es que también, y sobre todo a medida que fuimos avanzando, se convirtió en algo más. Sí, cuenta la realidad de estos centros, tanto para los menores que se encuentran internados como para las personas que tratan de sacarlos adelante. Lo que pasa es que lo hace dentro de un contexto de intriga bastante interesante, que creemos que engancha desde el principio. Combina estas dos facetas que nos atraían mucho y que creemos que han formado un buen conjunto.
La trama gira alrededor de la desaparición súbita de uno de los menores
Es una desaparición cargada de dudas e interrogantes. Porque nadie puede esfumarse sin más, sin dejar ningún tipo de rastro y ahí está el misterio, en saber si se trata de una fuga o hay algo más oscuro tras esta desaparición.
¿De dónde parte la idea de escribir una novela que gira alrededor de un centro de internamiento de menores?
LM: Bueno, yo he trabajado en varios centros de menores, uno de ellos de medidas judiciales, como el que aparece en el libro, y me resultaba un punto de partida muy interesante para una historia así. Además, me parecía de justicia contar el esfuerzo de los educadores, las personas que trabajan con esos chavales, y lo hacen en condiciones bastante duras y sin el más mínimo reconocimiento. También acercarnos a los chicos en esa situación, contar lo que viven y cuál es su proceso. A Chechu le gustó la idea y de ahí fuimos puliendo la combinación hasta dar con la fórmula que nos convenció a ambos.
JV: La verdad es que me gustó la idea enseguida. Un día me llamó Luis, después de escribir Héroes de papel, y nos pusimos manos a la obra. Me pasó algo de documentación sobre el funcionamiento de estos centros, nos distribuimos el trabajo y lo fuimos acoplando poco a poco, hasta alcanzar el resultado definitivo.
Es el segundo trabajo conjunto de ambos pero, si ya es difícil gestionar una obra en la soledad, ¿cómo os plateáis hacerla en equipo y, sobre todo, cómo escribirla?
LM: La verdad es que es más divertido así y a mí me gusta lo que aprendo de Chechu. Antes de empezar dejamos visto el tono en el que lo vamos a contar y repartimos el trabajo. Luego, sobre la marcha, nos vamos adaptando los dos y es curioso cómo al final no reconoces qué parte es tuya y cuál no.
JV: Eso es cierto, llega un punto en el que no sabes lo que es tuyo y lo que es del otro. Solemos repartirnos la tarea en función de los personajes y la verdad es que los resultados son más que satisfactorios. Trabajar con Luis es muy fácil, tiene las ideas muy claras.
Cada autor tiene un estilo diferente y es ahí donde pueden surgir algunos inconvenientes
LM: Tratamos de adaptarnos y llegamos a un punto intermedio, por decirlo de alguna forma, aunque más bien es algo diferente al de cada uno. Y es interesante ver cómo se crea algo así y te enseña otras formas de escribir y de orientar la historia y los personajes. A medida que va creciendo el libro, nunca dejo de sorprenderme y me gusta.
JV: Yo creo que en nuestro caso no han surgido roces ni inconvenientes, sino más bien una oportunidad de buscar nuevos registros y de salir del estilo de cada uno, que a veces nos puede convertir en demasiado previsibles.
La novela se ha publicado a través de una campaña de ‘crowfunding’, ¿es la manera más sencilla de publicar en estos tiempos?
LM: Bueno, no es sencillo publicar de ninguna manera. Pero al menos esto te da una idea de si tu obra le interesa a la gente antes de ver la luz. Y para autores que intentan hacerse un hueco, es una opción bastante buena. Puede salir bien o no, pero como digo, tantea al menos el terreno. Nosotros hemos tenido suerte y hemos contado con bastante apoyo, que desde luego queremos agradecer.
JV: No sé si es la manera más sencilla de publicar, pero al menos no nos costado un duro, que no es lo habitual en estos tiempos ni en escritores que no tienen el reconocimiento del gran público. Tengo que decir que la editorial ha hecho además un trabajo muy profesional y nos lo ha puesto muy fácil.
¿Dónde se puede conseguir un ejemplar?
Se puede encargar en cualquier librería, aunque en Aranjuez puede que lo más fácil sea en la Librería Aranjuez. También se puede pedir por internet en la Casa del Libro, en Amazon y en la web de la propia editorial.
¿De dónde le viene a Luis Moreno la pasión por escribir?
Pues básicamente de la pasión por leer. Y de la necesidad de hablar de ciertas cosas. Además, en el campo de la ficción puedes hacerlo con una libertad total que de otro modo sería mucho más complicado
¿Y a Jesús Valbuena?
Es algo que me ha gustado siempre, casi desde niño. Quizás tenga que ver también con mi profesión de periodista y con esa necesidad de contar historias que están ahí y están esperando a que alguien les de forma. En mi caso, además, la literatura sirve para romper el estilo y las normas tan marcadas del periodismo clásico. Es un buen ejercicio, desde luego.
¿Hay más proyectos en cartera para seguir trabajando juntos?
LM: Ahora mismo estamos metidos por completo en la promoción de Semillas de Ceniza, pero cuando se calmen un poco las cosas, a mí desde luego que me gustaría. Además tengo mucha curiosidad. La primera novela era un drama contado casi en tono de comedia, al menos uno más ligero de lo habitual, y daba opciones muy positivas a un problema complicado. La segunda es una novela negra que es más que una novela negra y hace un homenaje a personas a las que admiro. Así que lo cierto que un tercer proyecto me apetece mucho y tengo muchas ganas de saber por dónde puede ir.
JV: Yo tampoco lo descarto, es más, me apetece mucho. Al igual que Luis, sigo escribiendo y publicando en mi blog, que es otra forma más de dar a conocer el trabajo. Aunque no hay nada a la vista, seguimos compartiendo textos y los valoramos con ojo crítico, que también es una forma de trabajo conjunta, por decirlo así.

Sobre el Autor

avatar

-

Diseñador gráfico del Semanario MÁS.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER