Publicado: Jue, Jun 2nd, 2016

La nave Cambaleo, veinte años navegando por el arte

Comparte
Tags
Foto: David Ruiz

Foto: David Ruiz

En aguas profundas, algo apartado del centro urbano ribereño, se encuentra un espacio acogedor donde, en su interior, los contrastes de temperatura son notables y las tonalidades varían; donde encontrarás vestigios del pasado entre sus rincones y donde, en mitad del escenario, surgen voces. Voces ahora alejadas de lo “dramático”, que hablan de la realidad que les ha acompañado durante sus 20 años de existencia, sin olvidar por supuesto las maniobras necesarias para hacer frente a las continuas marejadas del sector cultural. La nave de la Compañía de Teatro Cambaleo celebra este 2016 un largo e incesante trayecto y por supuesto, su ímpetu por seguir navegando.

Las paredes de su interior, entre otros rincones, guardan resquicios de lo que fue ese espacio antes de convertirse en los años noventa en un lugar favorable a cultivar arte. Como los ganchos aun presentes en los laterales, que muestran lo que fuera el antiguo matadero de Aranjuez, hasta que en septiembre de 1996 la compañía de teatro Cambaleo, perteneciente a la Red de Teatros Alternativos, estrenara su primera obra. Previamente, el proyecto ya había tenido un espacio en el entorno ribereño, en el Soto de Legamarejo, cuando, tras un tiempo como compañía nómada haciendo teatro de calle, decidieron instalarse en Aranjuez. Detuvieron así el ritmo errante callejero del equipo, centrando su actividad en teatro de sala y eventos.

Desde entonces, el espíritu contemporáneo de la compañía sigue siendo el mismo. Basado en un “teatro de creación y comprometido con las vanguardias artísticas del siglo XX”, en todo este tiempo, la sala ha prestado su espacio a 600 compañías aproximadamente. Y serían más si hubiera más medios, porque tal y como afirman dos de los artífices y actores de la compañía, Antonio Sarrió y Carlos Sarrió, “hace falta dinero. El presupuesto que se otorgaba a todas las salas alternativas de la Comunidad de Madrid, ha descendido una cuarta parte”.

Pese al aparente auge del sector, ambos coinciden en que esta apariencia de mayor participación y acogida cultural no es más que un “bulo generalizado” creado para no bajar el IVA. “Como el Estado ha renunciado a su responsabilidad de conceder a los ciudadanos ver cualquier tipo de espectáculo, los actores se han lanzado a hacer obras a taquilla en lugares donde hay posibilidad de hacerlo, como Madrid y Barcelona”, opina Antonio. A nivel local tampoco parece cuajar del todo un compromiso cultural por parte de las distintas administraciones, tratándose además de un sector clave para solucionar el modelo productivo de la ciudad ribereña junto al turismo, según argumentan.

Pese a todo, la compañía apuesta por mantener a todos quienes en su día subieron a bordo de la nave, donde se realizan exhibiciones -“teatro de proximidad” lo llama Antonio- que ayudan a saciar las ansias de cultura de la población ribereña. Es el caso de “Una mañana en el teatro”, en la que alrededor de 1.000 adolescentes de institutos de Aranjuez en grupos de 25 desarrollan distintas obras; “La mirada de ellas”, compañía que surgió en 2012 en un Taller de Teatro organizado por la Concejalía de la Mujer; o el grupo de “Los Viernes Tontos”, que el 18 de mayo celebraba a su vez el 15 aniversario desde su primera puesta en escena y que el último viernes de cada mes deleita a su público con numerosas dosis de humor. “Nos interesaría que desde la corporación se promocionaran y se intentaran financiar algunas de estas actividades para que no desaparecieran”, señala Antonio Sarrió.

Siguiendo el balance de estos veinte años, como sala, afirman haber conseguido la idea inicial por ser un referente nacional y local. “Hemos conseguido que la gente de Aranjuez vea el desarrollo del trabajo de determinadas compañías a lo largo de los años”, cuentan. Compañías que han subido a bordo como Matarile Teatro, Teatro Ensalle, Ultramarinos de Lucas, Micomicón, Teatro del Norte, Colectivo 96 o el Canto de la Cabra, entre otras. Pero en todo recorrido hay proyectos que se quedan por el camino, que en este caso siguen estando en mente de sus creadores, como la idea de hacer residencias artísticas para las compañías que se trasladan hasta la nave. “Bueno, eso, y que todo el mundo cobrara un sueldo”, añade con sonrisa sarcástica Antonio.

Además, la compañía Cambaleo ha podido demostrar sus dotes en escenarios internacionales; en Europa en países como Polonia, Francia, Alemania o Portugal, y en Sudamérica en países como México, Venezuela, Nicaragua o Bolivia. “Salir fuera te permite aprender mucho, sobre todo percibes el interés de la gente, que no tiene nada que ver con el que percibes en España, donde no hay tanto público debido a la escasa educación recibida en este sentido”, apuntan los hermanos Carrió.

La compañía acabó recientemente la gira con la obra “Deriva. Naufragio. Apáñatelas”, título apropiado en los tiempos que corren, en la que colaboraba Carmen Werner, Premio Nacional de Danza, y tiene previsto el desarrollo de otras actuaciones para las que se encuentran en continuo ensayo. Además, llevarán a cabo una campaña de crowdfounding con el objetivo de conseguir fondos para la celebración especial del 20 aniversario de la nave prevista para el próximo mes de septiembre, en Aranjuez, un lugar donde la compañía crece, espera seguir creciendo e incluso ve viable la puesta en marcha de un Festival Internacional de Teatro y Danza. “Estamos totalmente preparados para que nos encarguen un festival de estas características en un lugar donde existen rincones únicos para celebrarlo y donde tendría una enorme repercusión para la ciudad”. El equipo, compuesto también por otros miembros como Begoña Crespo, Víctor Rodrigo, Julio C. García, Eva Blanco y David Ruíz, quiere celebrar estos veinte años navegando bajo una incesante lluvia de ideas que intentarán llevar a cabo durante este año junto al resto de la tripulación, de la que tú también formas parte. ¿Subes?

Sobre el Autor

avatar

-

Periodista

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER