Publicado: vie, Oct 16th, 2015

Los pescadores luchan contra el desastre ecológico en el Tajo

Río Tajo AranjuezCasi 50 días después del vendaval que atravesó Aranjuez las consecuencias aún son visibles. Si el centro urbano está desde hace semanas acondicionado, no ocurre lo mismo con las afueras, los Sotos o el Jardín del Príncipe. Las orillas del Tajo, muy castigadas, tienen aún muchas secuelas paliadas en parte al tremendo esfuerzo de la Sociedad de Pesca.

En nuestra visita del pasado jueves al tramo del río Tajo que comprende desde la junta con el Jarama (¿quién es el afluente?) hasta el degradadísimo Rancho Grande lo primero que llama la impresión y sorprende no son sólo los grandes destrozos que el vendaval del 30 de agosto procuró a la zona de soto de ribera sino la ingente tarea que aún resta por hacer allí.

Enormes árboles cruzan, derrumbados, amenazando con cortar el exiguo caudal de un río Tajo que ya apenas lleva a nadie. Ramas de todos los tamaños cuelgan, pendientes de un suspiro, de las copas. La hojarasca volada tapona caminos. Y allí, en medio del caos vegetal, un puñado de hombres, armados únicamente con cuerdas, motosierras, hachas y mucha fuerza de voluntad luchan con una naturaleza que se sabe ganadora.

Juan Carlos Martín, directivo del Centro Cultural de Pesca Fluvial de Aranjuez, nos ejerce de guía y nos explica sobre el terreno los trabajos hechos, los por hacer y los que no podrán efectuar si nadie les ayuda.

ALBUM de Fotos (61 imágenes)

Han despejado sendas y veredas a lo largo de centenares de metros en el área de Legamarejo. Han derribado peligrosas ramas en suspensión. Han troceado gruesos troncos. Han vuelto a colocar pesquiles destrozados. Han cortado cañizares invasores. Pero todo eso, con ser fruto de muchas horas de esfuerzo, se queda corto ante todo el panorama que nos rodea y cuyas necesidades desborda todas las capacidades de los pescadores.

Sólo hay que ver los grandes árboles desplomados en las inmediaciones del antiguo desagüadero de Lever para comprender que si las administraciones públicas (Ayuntamiento, Comunidad de Madrid, Confederación Hidrográfica del Tajo…) no se remangan con el asunto el tiempo pasará sin que se recupere el entorno.

Sus frondosas ramas unidas a la vegetación invasora están haciendo represa de la corriente, lo que ha supuesto que varios puestos de pesca cercanos se hayan visto inundados por la subida del nivel del agua. Sacarlos de allí requerirá maquinaria especializada y el tiempo corre lo que no fluye el esquilmado Tajo.

Acipa pide la intervención

Jesús Blasco, portavoz de Acipa, también conoce de primera vista la zona. «Es inconcebible que haya particulares que se  tengan que jugar su integridad física para retirar ramas y apartar troncos, metiéndose incluso dentro del río, mientras que las autoridades competentes, bien la Confederación Hidrográfica del Tajo en la zona de dominio hidráulico o bien la Comunidad de Madrid en la zona de sendas ecológicas y sotos, todavía no han hecho acto de presencia por la zona casi cuarenta días después de la tormenta de aire».

«El Equipo de Gobierno debe tomar cartas en el asunto de manera urgente y pedir a las autoridades encargadas de cuidar y mantener estos bienes que actúen sobre la zona con urgencia».

Noticias relacionadas

Un millar de árboles para las orillas del Tajo

Las orillas del Tajo vuelven a llenarse de cañaverales

La limpieza del Tajo llega a la Presa de Palacio

Sobre el Autor

avatar

- Director del Semanario MÁS

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER