Publicado: vie, Ene 30th, 2015

CAMINO A LA ESCUELA

Comparte
Tags

Odiseas cotidianas

Jackson (Kenia), Zahira (Marruecos), Samuel (India) y Carlitos (Argentina) son cuatro niños que viven en condiciones precarias y que deben recorrer cada día enormes distancias para asistir a la escuela. Atraviesan sabanas, parajes semidesérticos, montañas; y lo hacen a pie, a caballo o en una destartalada silla de ruedas. Invierten entre dos y cuatro horas para alcanzar su destino. Son niños valientes y animosos, que no pierden la alegría, que no se desalientan, a pesar de las tremendas dificultades y los ocasionales peligros a los que deben enfrentarse.

De las muchas formas que puede adoptar el género documental, el director Pascal Plisson ha optado por la recreación fílmica, prescindiendo de narraciones en off y dejando que sean las propias historias las que se desarrollen ante los ojos del espectador. Cada hilo narrativo es, así, una síntesis de pequeñas experiencias que sirven de ejemplo de lo que podría ser una mañana en la vida de cada protagonista. Si bien esta decisión representativa se aleja de la pureza de la realidad observada con objetividad, se justifica en el modo directo en que el espectador entra en la película y en la fuerza de su mensaje. Los protagonistas y sus circunstancias son reales. En la prematura gravedad de estos niños advertimos una voluntad férrea y una certeza: la de que el estudio y la educación forjarán un futuro mejor. En los sueños de todos ellos toma un papel relevante el deseo de contribuir a la prosperidad de sus respectivas familias y comunidades.

La figura de los niños envueltos en paisajes que parecen infinitos incide en lo titánico de su esfuerzo. Pero Plisson no se queda en reiteraciones esteticistas. Destaca las pequeñas incidencias que pueden dar al traste con la aventura de estos niños: un pie dañado en medio de las montañas del Alto Atlas, un neumático que se sale de la llanta, una manada de elefantes… También deja constancia de los pequeños descansos y rituales, de las canciones, de la solidaridad y la insolidaridad de quienes se topan por el camino.

Camino a la escuela es un soplo de aire fresco, un homenaje al valor, a la esperanza y a la fuerza de voluntad. La transparencia de sus imágenes transmite una sensación de verismo que refuerza el saludable optimismo de su propuesta.

Sobre el Autor

avatar

- Licenciado en Ciencias de la Imagen por la Universidad Complutense de Madrid. Realizador, guionista, editor y actor ocasional de cortometrajes. Colaborador en diversos medios sobre asuntos cinematográficos. Organizador de vídeo y cine foros. Miembro del colectivo Viernes Tontos.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER