Publicado: Vie, Nov 22nd, 2013

Sin consenso en la violencia machista

Comparte
Tags

El próximo lunes 25 de noviembre se celebra el Día Internacional contra la Violencia de Género. El calendario se teñirá de rojo; el color de la sangre derramada por las más de 700 mujeres que han muerto en los últimos años a manos de sus parejas. El machismo mata y la conciencia ciudadana es cada día mayor sobre un asunto en el que aún queda mucho por hacer.

A extender esa conciencia han colaborado de forma notable la Ley Integral contra la Violencia de Género, aprobada en 2004, o las campañas informativas y de denuncia que desde el ámbito local se han venido desarrollando en los últimos años por los distintos gobiernos municipales. Entre todo ese catálogo de actividades y acciones reivindicativas, el Ayuntamiento de Aranjuez nos acostumbró a aprobar en pleno una moción institucional contra la violencia machista, la que permite que muchas mujeres vivan dominadas por sus maridos o la que, directamente, acaba con ellas sin más argumento que el de la posesión.

Así ha venido ocurriendo desde los últimos años del gobierno de José María Cepeda (PP) y así ha sucedido durante las dos últimas legislaturas del mandato de Jesús Dionisio Ballesteros (PSOE), durante las que se pusieron en marcha políticas de discriminación positiva, como la creación de la Delegación de Mujer, y durante las que se implantaron diversos servicios para la atención integral a las mujeres maltratadas. Pero esta tónica positiva, buen ejemplo del compromiso de todos ante una lacra como ésta, se rompió en el pleno del pasado miércoles.

El Gobierno municipal, que es el que tiene que dar siempre el primer paso en busca del consenso, se enrocó en una propuesta que incidía en la violencia doméstica y no en la machista y que no admitió ni uno solo de los argumentos que incluía la propuesta de la portavoz de IU, Eva Abril, quien, por otro lado, se mostró poco dispuesta a hacer concesiones. A partir de ahí, el debate plenario se convirtió en una pelea dialéctica poco edificante en la que volaron los insultos y las descalificaciones personales, en la que aparecieron los ataques premeditados a los sindicatos (que nada pintaban en esto), en la que se oyeron frases que comparaban los toros con el aborto y en la que se dirimieron asuntos que más tienen que ver con la Academia de la Lengua que con un tema tan serio como la violencia machista, que en este año ha asesinado ya a 53 mujeres. En medio quedaron las ediles del PSOE y de ACIPA, Montserrat García y Pilar Quintana, que lamentaron que, por primera vez en muchos años, no hubiera consenso en torno a este tema, pero que en algunos momentos terminaron por entrar en la refriega, como también lo hizo la propia alcaldesa.

A nuestros representantes en las instituciones se les supone un mínimo de sensibilidad ante un tema tan delicado y que muchas mujeres sufren en silencio. Es de esperar que en estos días piensen en ellas y también en las que ya no están, que tomen conciencia de la seriedad del problema y que dentro de un año devuelvan la sensatez, la coherencia y el consenso al órgano máximo de representación de todos los ribereños, el pleno municipal, que este miércoles denigraron.

Sobre el Autor

avatar

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER