Publicado: vie, Oct 18th, 2013

Necesaria reforma de las administraciones

Leo sin sorpresa ninguna que el grupo municipal socialista de Aranjuez se opone a la Reforma de la Administración Local. Un tímido cambio en la ley que pretende, fundamentalmente, evitar duplicidades y reducir la burocracia y los tiempos de espera para mejorar la eficiencia en las gestiones de los ciudadanos en la Administración. Según los cálculos de economistas como Javier Santiago, el ahorro se puede cifrar en 5.600 millones de euros anuales. Para oponerse a dicha reforma, vuelven a esgrimir el típico tópico de siempre, “la privatización”. Funciona como un comodín en la baraja. Cuando se trata de reducir el peso de lo público y otorgarle poder de decisión a la sociedad y a los individuos, siempre se recurre a lo mismo. Los argumentos populistas que pretenden cargar de miedo a los ciudadanos, usando las medias verdades, que son las peores mentiras.

Todavía recuerdo cuando se nos advertía que deberíamos llevar nuestra tarjeta de crédito para ser atendidos en el Hospital del Tajo. A día de hoy, no solo nadie ha utilizado su Mastercard para ser tratado, sino que, además, Madrid ha continuado en su empeño de mejorar la Sanidad pública, a diferencia de otras comunidades que prefieren desmantelar camas en hospitales para abrir embajadas secesionistas allende los mares. Nos informan los socialistas de que la intención del PP en esta muda es introducir a la iniciativa privada en la gestión local. Bueno, ¿y qué, si así fuera? ¿Existe acaso alguna organización que deba más dinero a los ciudadanos que la pública? ¿Se sabe cuál es el ente que deja de pagar más facturas a los autónomos? ¿Sabemos por qué han tenido que cerrar sus negocios cientos de miles de familias en España? Por supuesto que la gente lo sabe. Sabe que trabajar con los ayuntamientos no es buen negocio, porque pagan mal y tarde.

En Aranjuez, tuvimos hace unos años el ilustrador ejemplo de un empresario andaluz que decidió organizar su “sentada” particular enfrente del consistorio, por aquella época en manos del PSOE. Lo hizo, porque debido al dinero que le debía el Ayuntamiento, la “mamá” administración pública o en su defecto el “papá” estado, no podía pagar a sus empleados. La administración pública es el germen de muchos de los males que padecemos. Han sido las públicas cajas de ahorros ocupadas por “servidores públicos”, es decir, políticos y sindicalistas, las que han contribuido a generar una inmensa burbuja económica e inmobiliaria. Han sido los despropósitos de las dietas, los cargos de confianza, los coches oficiales, las duplicidades, el sistema de 17 pequeñas taifas y la irresponsabilidad de agigantar al Estado, los que nos ha llevado a este túnel. Ninguna de nuestras grandes empresas privadas premiaría a su Consejero Delegado con un puesto de mayor responsabilidad e incremento salarial, si éste hubiera hecho mal su trabajo. Pues bien, es lo que sucede en lo público. Desbaratas y arruinas un ayuntamiento y el supuesto castigo es pasar a la Asamblea de Madrid. A seguir viviendo de lo público.

Horderlin ya advirtió de este peligro cuando escribió que “lo que ha hecho siempre del Estado un infierno sobre la tierra es precisamente que el hombre ha intentado hacer de él su paraíso”. Sin embargo, los hay que no quieren estas reformas y que están empeñados en perpetuar los privilegios de la casta política. Bien por tanto por esta reforma si en alguna medida devuelve al ciudadano capacidad de decisión. Parece que algunas organizaciones juveniles ya han entendido el mensaje. Me refiero a las Nuevas Generaciones, que con sus enormes defectos (tienen a un héroe en casa que se apellida Carromero y no le tratan como tal. Aún sobrándoles pistas. Es alabado por la viuda de Payá y vilipendiado por la sucursal del castrismo en España. Claro y en botella), también dan con decisiones ilusionantes. En su próximo congreso, Nuevas Generaciones utilizará el modelo “un militante, un voto”. Sin necesidad de avales, sin cuotas, sin el manejo despótico de los “fontaneros” de partido. Además, se exigirá experiencia previa en el ámbito privado para ejercer el cargo, así como la limitación en el período de presidencia. Esta vez, y sin que sirva de precedente, los jóvenes van a dar una auténtica lección a los más longevos.

Sobre el Autor

avatar

- Profesor de vocación. Ha trabajado en radio y prensa escrita. Ahora completa su formación como alumno, doctorando en Departamento de Historia de la Educación.

Mostrando 5 Comentarios
Danos tu opinión
  1. avatar Marchena dice:

    http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/10/17/madrid/1382011790_446797.html

    Según la noticia del enlace no solo el PSOE pone pegas a la reforma de la Administración Local. Me gustaría saber tu opinión.

  2. avatar Ribereño dice:

    Hay que ser muy poco coherente cuando uno “despotrica” contra “papá estado” mientras de nuestros impuestos estamos sufragando las “ruinosas radiales que nadie quería”. También hay que tener cara de cemento para quejarse del mismo “papá estado” que paga del bolsillo de todos educación privada concertada. “Papá estado” de nuestros impuestos ha inyectado 200.000 millones de euros a la banca en vez de dejarla caer (tal como haría un buen liberal). “Papá estado” ha sacado a España de su analfabetismo y ha conseguido dar educación a millones de hijos de trabajadores que nunca soñaron con poder salir adelante.

    Mire señor Mingo. El estado subvenciona agricultura y pesca a la vez que pone aranceles para evitar que entren productos de fuera y destrocen sectores económicos completos…

    Al igual que el Comunismo, el liberalismo está caduco y se sostiene con alfileres…pero pagados por “papá estado”…

  3. avatar David Mingo. dice:

    Marchena, muchas gracias por tu comentario. Mi opinión al respecto es la misma. Urge racionalizar el dinero público, y a Madrid, que es una de las ciudades más endeudadas de España, le va a costar mucho trabajo. Por tanto, también estimo que el Ayuntamiento de la capital se equivoca en su negativa.
    En cuanto al comentario de Ribereño, me encantaría poder debatir con él, pero me remito a mi primer artículo en este semanario. Dije estar dispuesto a divergir y discutir opiniones siempre y cuando exista respeto. Estimo que decirme que “tengo la cara de cemento” no es muy decoroso, por tanto declino pronunciarme al respecto.

  4. avatar Ribereño dice:

    Estimado Sr Mingo. Lamento haber usado la expresión “cara de cemento”. Como no puedo editar el comentario anterior espero le sirva esta disculpa y desde luego considere que por mi parte retiro ese comentario desafortunado.

    Un saludo.

  5. avatar David Mingo. dice:

    Disculpas aceptadas, por supuesto. Muchas gracias. Queda por tanto pendiente mi respuesta, Ribereño. Lo haré en estos días en cuanto encuentre un poco de tiempo relajado para hacerlo con detenimiento.
    Muchas gracias. Saludos.

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estos tags HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

BANNER